jueves, mayo 23, 2024
7.2 C
Burgos

Disfrutando del camino

Comentario de opinión de Jairo Velasco sobre la actualidad del Burgos CF.

Resulta muy complicado no caer en los tópicos en un fútbol en el que ya está todo visto e inventado: si hubiésemos ganado un par más de partidos fuera, si diéramos la misma cara cuando viajamos lejos de casa que en El Plantío, si los delanteros marcaran más goles, etc. Somos un país de entrenadores, sobre todo cuando leemos el periódico del lunes.

Dándole unas vueltas a la cabeza dentro de la resaca que nos ha dejado el partido contra el Cartagena, quiero dejar mis conclusiones que quizás nos hagan recuperar un poco la perspectiva de lo que estamos viviendo, porque el fútbol es un deporte muy exigente, en el que solo cuenta el domingo, dando poca importancia a lo que ha ocurrido un mes atrás. Tampoco me quiero ir muy lejos, porque ya hemos oído mucho aquel discurso de “cuando el Burgos estaba en Tercera y éramos dos mil en el campo” y esa no es nuestra realidad actual.

Este es nuestro tercer año consecutivo en la categoría de plata, desde aquel bendito veintitrés de mayo en Almendralejo cuando conseguimos escapar del barro en que estuvimos a un paso de ahogarnos. Tres años con bastantes más alegrías que penas, en los que hemos vivido sensaciones que únicamente habíamos oído relatar a los más experimentados del lugar, y de las que todos seguro que tenemos imágenes guardadas en nuestro álbum mental.

Pese a todo y todos, cada año se ha ido dando un paso más con el que ilusionar a la afición. Un primer año con un inicio complicado pero en el que el grupo fue fundamental para lograr una salvación cómoda, y quién sabe qué hubiera pasado si ese penalti de Juanma contra el Real Oviedo hubiese tocado red. El segundo año con un liderato oliendo a mortadela, de más a menos, pero disfrutado como nunca.

Y ya llegamos a la actualidad. Ya no hay que decir con timidez que estamos en la pomada, y no creo que nadie piense que sea por casualidad. Casi todos los equipos tienen mejores presupuestos, mejores jugadores, mejores instalaciones, pero el caldo de cultivo que se está generando con los ingredientes que tenemos en el campo y la ciudad solo puede invitar al optimismo.

Lo decía la semana pasada y me reitero en este comentario: da gusto ver jugar a este equipo. No somos los que más posesión tenemos, ni los que más ocasiones generamos, pero probablemente sí que seamos los que más clara tienen la idea de qué hacer con el balón cuando está en nuestras botas. Un fútbol atractivo, contundente y vertical, en el que Bolo ha ido probando piezas hasta dar con el puzle perfecto. Lo digo de memoria pero creo que este fin de semana es el primer partido en el que el vizcaíno repite la alineación de la jornada anterior y el sentir general de la afición es que pocos cambios podrían mejorar lo visto.

Ya no somos la Cenicienta, y hay muchos más motivos para decirlo que por vernos ahí arriba en la clasificación, codeándonos con los poderosos. Los dos últimos equipos a los que nos hemos encontrado han venido a Burgos con defensa de cinco; Quizás muy esperable en un Cartagena que ha remontado el vuelo basándose en la fortaleza defensiva, pero sorprendente en un Sporting que hizo la probatura para intentar salir ileso de nuestro feudo, aunque ya sabemos cuál fue el resultado. El rival nos teme, y a nosotros nos está dejando de importar el rival; Aquí ya no hay miedo a nadie.

Y en este punto quiero acordarme de quién nos enseñó a competir, a disfrutar del punto en el que estábamos en cada momento, incluso cuando las cosas no iban bien, porque seguro que así valorábamos más las buenas. Hablo de alguien que nos visitó el sábado, no de la forma en la que nos hubiera gustado, porque se merecía volver con todos los honores, Don Julián Calero Fernández. Su fútbol podría gustar más o menos, pero mucho del carácter que ahora tenemos se lo debemos a él.

En muchos de sus hipnóticos discursos solía repetir aquello de que lo importante en la vida no era la meta, si no disfrutar del camino hacia ella, de quién te acompaña, del esfuerzo que cuesta, de lo que dejas atrás para lograrlo, y creo que en estos partidos que se nos vienen hasta junio debemos pensar mucho en ello. Si, somos el “Burguitos”, pero este Burguitos tiene ganas de dar mucha guerra.

- Más noticias del Burgos C.F. -

Aitor Córdoba: “En los momentos clave no supimos dar con la...

El defensa del Burgos CF acaba de cumplir 29 años y destaca la buena temporada del equipo blanquinegro pese a que los resultados no...

Ces´t fini