jueves, mayo 23, 2024
7.2 C
Burgos

Tarde de sobresaliente

Comentario de Jairo Velasco sobre la actualidad del Burgos CF.

Quizás suene raro leer esto, de hecho, me siento raro hasta yo escribiéndolo, pero puede que el domingo en nuestro querido Plantío disfrutáramos de uno de los mejores partidos que hayamos visto en mucho tiempo. El Burgos jugó muy bien al fútbol, y no sólo por saber a que jugaba, si no por su criterio con el balón, su confianza y su convencimiento en llevarse los tres puntos.

Y digo que puede sonar raro porque por aquí no estamos acostumbrados a ser especialmente “finos” con el balón en los pies. Nos gusta la brega, el balón dividido y las disputas, el pundonor de un jugador que quizás no destaque por su calidad, pero que levanta a la grada con su fe al luchar un balón prácticamente perdido.  Quizás un estilo más inglés, que no va al hilo de la evolución del fútbol moderno, pero que sigue suliveyando a los amantes del barro, de ese fútbol en el que no hay que ser un privilegiado técnicamente para salir ovacionado.

Un equipo con carácter, que se sobrepone una y otra vez a los varapalos recibidos fuera de casa; Sigue siendo difícil de entender esta doble cara, esta ya famosa montaña rusa de la que se lleva hablando desde el comienzo de la temporada, pero que se compensa cada tarde vivida en nuestro feudo, en el que todo el que pisa, acaba mordiendo el polvo. Yo me suelo repetir mucho eso de “creo que cada vez entiendo menos de fútbol”, y cada semana que pasa me lo repito otra vez más.

Catorce fechas para acabar esta temporada y ya sólo ocho puntos nos separan de nuestro principal objetivo. Temporada muy rara, en la que nunca hemos sabido bien dónde ubicarnos, pero indudablemente tranquila a nivel deportivo. ¿Y si el destino nos quería hacer sufrir a partir de ahora?

Me resulta muy complicado intentar hacer creer al lector que podemos estar en unos soñados play-offs allí por el mes de junio, no por falta de esperanza en que eso pueda ocurrir, si no más bien porque no quiero ser esclavo de mis palabras. Existen los mimbres, la plantilla ha mejorado sustancialmente tras el mercado de invierno y el nivel de otros jugadores está superando las expectativas. Todo este caldo de cultivo puede que nos dé una alegría de aquí al final de temporada, pero todos sabemos por dónde pasa llegar a ese punto.

Bolo está construyendo un equipo fuerte defensivamente y que sabe perfectamente a quién buscar cuando se recupera el balón. Las dos bandas ayer resultaron puñales que destrozaron la defensa sportinguista, y el Burgos no dudó en explotarlas para doblegar al conjunto asturiano. Las actuaciones de Sancris se están convirtiendo en un auténtico deleite para el aficionado, fichaje “Made in Michu” que si bien tardó en adaptarse a la categoría, está explotando todas esas cualidades que se destacaban en su presentación.

Por el otro costado Dani Ojeda también está disipando todas las dudas que hubo al inicio de temporada sobre su rendimiento. Aún sumando buenas cifras, inconsistente en sus actuaciones hasta Navidad, después de la lesión se parece bastante más al jugador que tanto destacó en Ponferrada y del que tan buenos recuerdos guardan en la capital del Bierzo. Ambos respaldados por un incombustible Atienza que no paró de acumular recuperaciones durante el tiempo que estuvo en el campo.

Más allá de lo puramente deportivo, este fin de semana ha sido un ejemplo de lo que ha de ser la convivencia en el fútbol. Hemos vivido un fin de semana de hermanamiento, en el que ambas aficiones hemos disfrutado de lo que de verdad importa de este deporte, porque con el paso de los años ya nadie se acordará del uno a cero con el que finalizó el partido. Muchas gracias a todo el mundo que ha puesto su granito de arena para que esto fuera así, en especial a la Federación de Peñas, que sin muchos medios, han conseguido organizar un evento en el que ha disfrutado todo el mundo.

Este próximo sábado nos reencontraremos con un amigo, alguien que nos devolvió al mapa futbolístico después de muchos años vagando por el desierto. Todo seguidor del Burgos este año es un poquito del Cartagena deseando que Don Julián finalice su gesta salvando a un equipo al que se daba por descendido ya hace meses, pero al que competiremos como él nos enseñó.

Un punto nos separa de lo teóricamente imposible, pero ¿y si este año somos nosotros?

- Más noticias del Burgos C.F. -

Aitor Córdoba: “En los momentos clave no supimos dar con la...

El defensa del Burgos CF acaba de cumplir 29 años y destaca la buena temporada del equipo blanquinegro pese a que los resultados no...

Ces´t fini