lunes, junio 24, 2024
22.2 C
Burgos

Un lunes tonto

Artículo de opinión de Jairo Velasco sobre la actualidad del Burgos CF .

Unos lo tachan de locura, otros de amor incondicional, y puede que ambas vertientes tengan razón porque resulta algo bastante difícil de explicar. Un día laborable del mes de enero pasadas las ocho de la tarde, a sabiendas de lo importante de la prueba, más de trescientos blanquinegros se dan cita en un pueblo de la Comunidad de Madrid para no dejar solo a su equipo. 

Todos los que allí nos desplazamos, la mayoría después de cumplir con nuestras obligaciones laborales, teníamos la esperanza de que fuera uno de esos “días tontos”; Uno de esos en los que sin tener muchas expectativas y sin hacer mucho ruido nos fuésemos con un alegrón a casa que hiciera valer la pena el recorrer los casi seiscientos kilómetros que separan ambas localidades en su ida y vuelta en la misma tarde. 

Un líder sólido esperaba en su feudo. Un equipo al que ya conseguimos doblegar en la ida con mucho sufrimiento gracias a aquel gol de Curro en el segundo veinte de partido, el día que nació aquel inolvidable cántico de “el Burgos es toda mi vida” y que fue entonado en bucle hasta el ansiado pitido final. Evidente distancia en la clasificación, pero este Burgos no debe temer a nadie y así se plantó en el campo. 

Ganas de dominar a un equipo dominador, valga la redundancia. No era el planteamiento que a priori esperábamos antes del comienzo del partido, pero el equipo burgalés salió con ansias de demostrar las razones de ser el mejor equipo de las últimas ocho jornadas del campeonato liguero. Protagonismo para las bandas, sobre todo por la de Alex Sancris que cada vez está cogiendo más confianza y peso en la categoría, y al que los compañeros le buscan continuamente como factor diferencial de esta plantilla. 

Pero todo este ímpetu pronto fue echado por tierra. Primero un aviso en forma de gol anulado a la salida de un corner enfrió el empuje visitante, y a los pocos minutos, en una jugada prácticamente calcada, llegaría el primer tanto pepinero. Sin casi margen en para la reacción, en otro balón parado, segundo golpe del Leganés que dejó muy tocados a todos los desplazados hasta el Municipal de Butarque. Lo del “lunes tonto” se cumplía, pero no en la dirección que habíamos deseado. 

Siendo críticos con el planteamiento de Bolo, al cual también hay que loarle otras virtudes como la de la gestión de una plantilla tan corta de efectivos, quizás el partido requería jugadores de más tallaje. Un equipo tan dominador en el juego aéreo como el Leganés aseguraba problemas en acciones como las que provocaron los goles, y la presencia de Grego podría haber sumado más duelos de cabeza ganados. 

Pese a todo esto el carácter del equipo no se resintió en lo que restó de primera parte. Se siguió buscando la portería rival acumulando más llegadas por bandas y centros peligrosos, pero era el día del no, y si bien pudimos ponernos muy cerca al descanso con el gol de Fer Niño, se decretó posición antirreglamentaria. Si un día las cosas empiezan a salir mal, parece que lo negativo llama a lo negativo, y esa sensación empezó a flotar en la grada. 

En la segunda el “Lega” dejó hacer y el Burgos, pese a acumular la posesión y a intentarlo de todas las maneras, chocó contra un muro que en ningún momento dio visos de debilidad. Los cambios, a mi parecer, tampoco ayudaron. La primera sustitución fue la de Appin, que hasta el momento había acaparado todo el protagonismo ofensivo del medio del campo, ante la muy discreta de un Curro que lleva unos cuantos partidos bastante desaparecido, lo cual discuerda en demasía con lo visto en el primer tercio de la competición. Atienza tampoco estuvo bien, y pese a sumar numerosas recuperaciones, no acertó ni en el ritmo ni en la eficacia de la distribución del juego. El madrileño Sancris fue el segundo relevado y también resultó un tanto incomprensible cuando Ander había mostrado un nivel bastante más bajo y además dejando su sitio a un Bermejo que jugó a banda cambiada el tiempo que estuvo en el verde. 

Lo que evidenció el partido del lunes es que si queremos optar a algo más esta temporada se hace muy necesario la llegada de fichajes en esta semana de cierre de mercado. Es muy difícil competir con menos cartas que tu oponente, y más aún si las cartas son peores. 

A la espera de novedades en la parcela deportiva, la figura del Albacete ya se prevé en el horizonte en un partido mucho más importante de lo que puede parecer; Aunque la situación clasificatoria es buena y hasta el momento nos podemos permitir mirar más hacia arriba que hacia abajo, conseguir los tres puntos ante el conjunto manchego supondría acumular un importante colchón respecto a la zona caliente de la tabla con la que afrontaríamos con mucha más tranquilidad lo que nos viene por delante. 

Próxima batalla: domingo 18:30 horas, Estadio Municipal de El Plantío. 

- Más noticias del Burgos C.F. -

El Burgos CF tiene muy avanzados sus partidos de pretemporada

El conjunto blanquinegro jugará al menos 5 encuentros de preparación antes de dar comienzo la temporada el 18 de agosto. El Burgos CF ya...