lunes, junio 24, 2024
18.2 C
Burgos

Ley de Perogrullo

Articulo de opinión de Jairo Velasco sobre la actualidad del Burgos CF .

Resulta demasiado obvio afirmar que en un enfrentamiento entre dos conjuntos de categorías diferentes tiene todas las papeletas de llevarse el gato al agua el de mayor estrato, bien por calidad, por preparación, por presupuesto, por fondo de plantilla, y sobre todo por dominar esos pequeños detalles del fútbol que son los que realmente dan los puntos. Bien sabemos que el fútbol es un deporte de errores y aciertos, un juego de áreas en el que quien logra sobresalir en ellas tiene mucho avanzado en aras de doblegar al oponente, y ejemplo claro lo tenemos en estos dieciseisavos de copa que han tenido lugar en El Plantío. 

Mañana fría a orillas del Arlanzón, con muchas ganas del primer partido de este recién estrenado año nuevo pero con un ambiente enturbiado por todos los acontecimientos extradeportivos de las últimas fechas. Mucha incertidumbre por lo que pudiera generar en la grada la presencia de la antigua y la nueva propiedad y cierto temor por si esto podía afectar en lo que sucediera en el campo; Por suerte la protesta quedó donde tenía que quedar y el protagonismo lo tomó lo puramente futbolístico.

 Dos equipos con hambre por pasar la eliminatoria, sin intención de regalar nada, peleando por cada metro del terreno. Aguirre rotó gran parte de su once habitual después de casi dar la campanada en el Bernabéu, pero no por eso bajó el buen nivel demostrado en los últimos partidos del conjunto bermellón; Resultando tan serios como el entrenador mexicano les pedía en la rueda de prensa pre-partido, sabiendo que esta será la clave si el próximo año quieren seguir formando parte de la máxima categoría del fútbol nacional. 

Bolo salió con un esquema muy similar al que nos había dado tan buenos resultados en los últimos partidos: línea de cuatro atrás con un único pivote por delante acompañado por un mediocentro de un corte más creativo y dos extremos bien abiertos que dieran amplitud a la línea de tres cuartos del equipo, con un Curro entre líneas enlazando con el punta.   

Vimos a un entrenador vizcaíno mucho más activo en la banda de lo que suele ser, desgañitándose en ocasiones ante los errores de los nuestros, que por momentos parecieron superados por el ambiente especial que el partido traía consigo. Para él también era un día de demostrar, un día en el que muchas más miradas de las habituales se posan sobre los más modestos y pasar de eliminatoria te puede hacer abrir portadas. Quizás todo esto atenazó a los nuestros y nos quedamos con la sensación de que si hubiéramos tenido un poco más de fe, el resultado podría haber sido otro. 

Para el que me lea conociendo el resultado y sin haber visto el partido este último párrafo le puede parecer muy sensacionalista, propio de quien escribe sin quitarse la camiseta, pero simplemente hay que remitirse a las estadísticas para darse cuenta de que el castigo fue demasiado severo. Igualdad en la posesión, en disparos, más saques de esquina, más paradas de su portero, pero aquí es donde hay que volver al principio del comentario. 

Cuando desde el mes de agosto se va confeccionado la plantilla de un equipo todas las miradas se dirigen a quién llevará el nueve, el delantero, ese sobre el que sus goles se depositan las posibilidades de estar en una zona u otra de la clasificación. Los que hemos visto al Burgos vagar por las diferentes divisiones podemos dar corroborar que esta posición es la más complicada de cubrir en una plantilla, buscando año tras año una efectividad muy difícil de encontrar, ya que el gol se paga. 

Y efectividad es la palabra clave del partido de este domingo. El Burgos ha jugado un buen encuentro, explotando sus bazas, y aunque menos preciso de lo que nos tiene acostumbrados, compitiendo de tú a tú durante la mayor parte de los noventa minutos. La diferencia ha estado en las áreas, siendo las llegadas similares en número, el resultado ha sido muy dispar y esa es la principal diferencia entre un equipo de Segunda y uno de Primera, los de arriba no perdonan y sus golpes duelen por dos. 

El sábado nos enfrentamos a otro primera, no por categoría pero sí por todo lo demás. Fecha de las que se apuntan desde que se sortea el calendario y ganas multiplicadas de vencer un derbi que nos puede poner en posición de aspirar a todo. Noche especial en la que la fuerza de la grada tendrá más valor que nunca en buena lid de conseguir prolongar la buena racha liguera.

 Que nadie nos lo estropee. 

- Más noticias del Burgos C.F. -

El Burgos CF tiene muy avanzados sus partidos de pretemporada

El conjunto blanquinegro jugará al menos 5 encuentros de preparación antes de dar comienzo la temporada el 18 de agosto. El Burgos CF ya...