lunes, junio 24, 2024
22.2 C
Burgos

Ahuyentando fantasmas

Extraña mezcla de expresiones la que se vio tras la conclusión del partido en El Plantío el pasado sábado. Caras de alegría por estrenar el casillero de victorias en esta temporada 23/24, pero también caras de alivio porque se sufrió más de lo que hacía esperar el transcurso del encuentro.

Muchas ganas tenía la parroquia blanquinegra de celebrar una victoria como locales, ya que sólo lo habíamos logrado en tres ocasiones en este año 2023, cifras atípicas de un club que tiene como adalid la fortaleza en su feudo y que sabemos que cualquier objetivo que nos marquemos para esta temporada pasa por ahí.

Y así se sintió tras el gol de Fer Niño, la grada estalló con el primer tanto oficial del delantero roteño con la elástica burgalesista. Todos los allí presentes sabíamos de la importancia de este tanto, a excelente pase de Matos, que fue un puñal por banda izquierda durante los noventa minutos; y es que, pese a estar recién estrenada la liga regular, nadie quiere quedarse atrás en las primeras de cambio, y quien perdiera este encuentro tenía altas posibilidades de situarse en puestos de descenso. 

El Burgos salió al partido intenso, buscando la portería rival, muy afanado en no cometer fallos que dieran oportunidades al equipo asturiano y con la memoria puesta en los diez primeros minutos del partido ante el Huesca, que truncaron los tres puntos en el debut liguero. Un Oviedo que una vez más estuvo tremendamente arropado por su afición, coloreando de azul parte del fondo norte del municipal, y que en su mayoría dio ejemplo de lo que ha de ser la rivalidad en el fútbol, como ya ha ocurrido en las visitas previas.

Mumo y Curro volvieron a ser la manija del equipo, en especial el gerundense, mostrando en este inicio de temporada una regularidad a la que no estábamos acostumbrados, jugando con criterio todo lo que le llega a las botas, sin apenas pérdidas y aportando un equilibrio al medio campo que sin duda se le requiere en el nuevo sistema de Bolo. Las bandas también tomaron especial protagonismo, Dani Ojeda y Ander Martín participaron en la mayoría de las jugadas de ataque; el primero buscando más asociarse por dentro y el ex-realista pegado a la línea de cal, crearon verdaderos quebraderos de cabeza a la defensa carbayona, que sin duda se libró de una pena mayor al descanso.

En las conversaciones del intermedio todos coincidíamos en lo mismo, puede que fueran de los mejores cuarenta y cinco minutos que habíamos visto en El Plantío en los últimos años, pero con un panorama tan favorable y con un jugador más, únicamente nosotros podíamos estropearlo, y a esto si que estamos más habituados los hijos del frío. Y esto mismo parecieron sentir los jugadores, que prefirieron conservar el botín a arriesgar en demasía, pero que aún así concedieron un par de contras que silenciaron a los más de nueve mil seguidores blanquinegros.

Con este sufrimiento llegó el descuento y el final del partido, enturbiado por la tangana final con Matos en el centro de la polémica. El sevillano está siendo injustamente perseguido desde aquella desafortunada acción en el partido de pretemporada que nos enfrentó al Alavés, y los rivales parecen hacerse eco de las noticias engordadas de algunos medios, que no cesan en señalarle prácticamente como un criminal. Pese a esto, confirmando que los tres puntos se quedaban en casa, de nuevo estallido de felicidad y comunión total con el equipo, demostrando que la afición volverá a estar este año con ellos, dando ese aliento necesario en muchos momentos de los partidos.

El fútbol que plantea Bolo gusta, se crean muchas y claras ocasiones, se tiene la posesión y se finalizan acciones, pero se sigue percibiendo cierta fragilidad defensiva, sobre todo cuando hay que correr hacia atrás, solventado en gran parte con la entrada de Atienza en el once, que dio más equilibrio e hizo sufrir menos en este tipo de transiciones rápidas que en los dos partidos anteriores. Del mismo modo se incrementa la necesidad de incorporar más jugadores en la plantilla, como ya ha reconocido el entrenador bilbaino; Elguezabal y Espiau se perderán unas cuantas jornadas por problemas físicos, y las posibilidades de hacer una convocatoria versátil se reducen.

Próxima parada: Gijón. El Nuevo Molinón nos trae los bonitos recuerdos del redebut en la categoría después de más de veinte años sin pisar del fútbol profesional, pero no hemos conseguido arrebatarles la victoria en las dos visitas anteriores. Los que hasta allí nos desplacemos este fin de semana nos dejaremos la voz esperando traer los tres puntos de vuelta a casa y que el blanco y el negro tomen una plaza tan especial.

- Más noticias del Burgos C.F. -

El Burgos CF tiene muy avanzados sus partidos de pretemporada

El conjunto blanquinegro jugará al menos 5 encuentros de preparación antes de dar comienzo la temporada el 18 de agosto. El Burgos CF ya...