martes, febrero 20, 2024
5.2 C
Burgos

Proyectos fallidos de cantera

Articulo de opinión del periodista Julio César Rico, sobre la cantera del fútbol en Burgos.

El Burgos Promesas en la disputa de su partido más reciente.- Foto: Jenga/Burgosdeporte

Cuando una temporada deportiva como la del Burgos CF es brillante, quedan eclipsadas las lagunas de una sociedad anónima deportiva que, si en general su Consejo lo está haciendo bien, hay otros aspectos no tan brillantes; más bien son fracasos. Hablo de la cantera del Burgos CF y de clubes conveniados o vinculados.

Al inicio de la temporada pasada, en esta misma sección, analizaba la nueva vida del club. Decía que partía en el fútbol profesional con una situación deportiva inmejorable: un equipo en Liga SmartBank, un filial en Segunda RFEF y un juvenil en División de Honor, más otro en Liga Nacional y decenas de equipos en categorías inferiores. La fusión con el Promesas garantizaba futuro. Y con una ciudad deportiva ejemplar para la formación de futbolistas.

Sólo un año y medio después, el panorama ha cambiado radicalmente. No se supo, no se pudo o no se quiso mantener al Juvenil en la División de Honor y ahora en la Liga Nacional, ni de lejos es el mejor equipo. El Promesas de la Segunda RFEF se ha dejado caer. Es el último del grupo a 17 puntos de la salvación, con el descenso a Tercera RFEF en el bolsillo.

Cuando todos pensábamos que, por fin, el Burgos CF podría tener un proyecto de cantera en condiciones, serio, planificado y con un conjunto de ojeadores y profesionales vinculados a esta tarea, nos hemos dado cuenta de que lo de los filiales del primer equipo es, de nuevo, un proyecto que no interesa demasiado.

Si a todo ello unimos que los jugadores que forman las plantillas de los equipo más representativos de la cantera no son de aquí, de la provincia en su gran mayoría, el panorama se vuelve desolador. Que en el plantel del Promesas no haya más que tres o cuatro burgaleses –y veteranos— es algo que nos debe preocupar mucho.

Esa situación se repite, en menor medida, con el Juvenil de la Liga Nacional. Unos poquitos futbolistas de este grupo son burgaleses. Sé que son palabras fuertes que quiero convertir en pregunta para que no suene mal. ¿Se ha despreciado la cantera local de los clubes de la ciudad y provincia? ¿Se confía de verdad en los entrenadores de estos equipos para sacar futbolistas para la cantera del BCF? ¿Tan malos son nuestros chavales y chavalas jugando al fútbol? ¿Por qué los más preparados se van a Deportivo (con equipo profesional en 1ª RFEF), al Villarreal, al Valladolid o al Atlético de Madrid?

No soy experto en estos asuntos. No sé cómo se gestionan una cantera, ni un equipo de Segunda RFEF; no sé nada de fundamentos futbolísticos para entender si un chaval de 16 años tiene categoría y talento suficiente para jugar en un equipo u otro. Para eso hay técnicos y profesionales de la materia.

El quid de la cuestión no es entonces si hay o no chicos para nutrir la cantera del BCF, que seguro que los hay; el problema es el interés real en mantener esto.

Un entrenador de prestigio, burgalés, que ha pasado por media España, me aseguraba hace unos meses que todo está en el interés que los directivos y presidentes de los consejos de administración pongan en esta cuestión. Abordaba, precisamente el tema del BCF y la situación de la temporada anterior. Me decía que cuando un club tiene bien consolidado a su primer equipo y genera recursos, se puede lanzar a la cantera. Mientras tanto, suficiente tiene con que la economía le dé para que su primera plantilla esté en lo más alto. Y que el BCF está en una situación óptima para consolidarse.

Lamentablemente, una vez más y es la historia interminable en esta ciudad, hemos dejado pasar una oportunidad inmejorable de ascender al Juvenil y mantener al Promesas. El primero de ellos tiene complicadísimo el ascenso; y el segundo con la permanencia imposible porque aunque los números aún pueden dar para salvarse, la realidad dicta que los enfrentamientos entre equipos que están en la cola y sus resultados posibles impiden que el Promesas alcance una plaza de permanencia.

Y el caso es que cantera en Burgos hay; y mucha. Miles de licencias; cientos de equipos en todas las categorías… entre tantos deportistas hay unos cuantos talentosos; otros buenos aprendices de tácticas y técnica futbolística; y entre todos seguro que hay una docena de chavales que en muy poco tiempo podrían vestir el uniforme blanquinegro en el fútbol profesional. ¿Por qué no salen? ¿Qué hace falta para que esa cantera explote?

Un técnico de toda la vida, Rivelino, que dejó su huella en la Peña Antonio José, el descubridor de Edu Vélez, una de las últimas joyas de la cantera…( ¡ojo, que han pasado más de 30 años de aquello!), me comentaba que en su época, años 80 y 90, en todos los equipos de juveniles “había uno o dos chavales que despuntaban, con una clase muy grande”. Rivelino se conocía  todas las categorías. Había talento burgalés.

Hoy sería posible también. La División de Honor de Juveniles ha visto pasar no sólo al BCF, también al Águilas, al San Esteban, al Río Vena… al Promesas… hoy no hay representación. Y la cantera languidece.

Como aficionados no podemos dejar pasar la oportunidad de disfrutar con nuestra cantera. Y de apoyarla. Es necesario que Castañares sea una caldera para animar a nuestros equipos porque si se nota apoyo, sin duda que los directivos se ven obligados a no dejarse perder a sus filiales.

Hay que trabajar en esta línea y fijarse en las canteras cercanas: El Valladolid, el Alavés, Rácing, Deportivo, Celta… canteras modestas que trabajan muy bien, sin irnos ya a los transatlánticos La Fábrica, La Massía, Lezama, Mareo, Zubieta o Villarreal. Ojalá sea así y resurja.

- Más noticias del Burgos C.F. -

Toca levantarse, con Rodrigo Santidrián, esta noche en Tiempo Extra

A partir de las 23:00 h en el Canal YouTube de Burgosdeporte. Nuestro programa Tiempo Extra, dedicado a la actualidad del Burgos CF, aborda esta...