El Burgos Promesas aguanta al Marino de Luanco hasta el minuto 85 de partido cuando encajó el gol de la derrota.

Once inicial del Burgos Promesas ante el Marino de Luanco.- Foto: Burgos CF

El Burgos Promesas sigue sin suerte. Ha mejorado su juego en los últimos partidos y demuestra tener personalidad en el campo y una defensa sólida, con una gran capacidad de lucha, pero sin que los resultados le permitan salir del farolillo rojo de la tabla, mientras siguen transcurriendo los partidos sin sumar para el equipo blanquinegro.

Prolegómenos del partido entre el Marino y el Burgos Promesas.- Foto: Burgos CF

En Asturias el Burgos Promesas volvió a sufrir una nueva decepción, ante un rival que apretó desde el primer minuto y que en la primera parte encerró al Promesas en su área aunque sin generar ocasiones claras de gol. Los blanquinegros al contragolpe tampoco tuvieron demasiadas opciones. Lo más peligroso un remate de Oscar en el minuto 35 que no encontró la portería local.

En la segunda parte el partido incluso estuvo más equilibrado. El Burgos Promesas se defendía bien ante la presión del Marino, que mantenía un dominio del juego sin traducirlo en llegadas peligrosas al área burgalesa.

Y cuando mejor estaba el Burgos Promesas, que ganaba terreno aprovechando el cansancio del equipo local, a falta de 5 minutos para el final, llegaba el gol de la derrota para los burgaleses, con un gol de Iván Fernández que tiró por tierra todo el esfuerzo del equipo blanquinegro durante en encuentro. Una lástima.

El equipo de Albistegui tendrá que esperar para seguir sumando al próximo partido que se jugará en Castañares ante un equipo histórico, el Compostela. Pese a la mala clasificación el Promesas no se rinde y agotará todas sus opciones para intentar la permanencia.