Este sábado a las 19,00 h.

Foto: CB Tizona

El Tizona Universidad de Burgos recibirá este sábado en El Plantío al Minuscenter Morón en el que será la última prueba antes de luchar por la Copa LEB Plata el próximo sábado en Menorca. Los de Diego Ocampo buscarán seguir invictos en casa ante un rival que no muestra su mejor versión lejos de su feudo, ocupando la décima posición de la tabla.

El conjunto sevillano se caracteriza por ser un rival muy complicado en su cancha, donde ha cosechado cinco de los seis triunfos que albergan su casillero y donde los burgaleses tuvieron que sudar para conseguir el triunfo en la cuarta jornada liguera.
Sin embargo, el equipo dirigido por Antonio José López buscará dar la sorpresa en el coliseo burgalés donde todavía nadie ha sido capaz de superar al Tizona.

Morón es un equipo, que pese a encajar diez derrotas, éstas han sido por muy poca diferencia. El técnico, Diego Ocampo lo sabe y apunta que “es un equipo que está compitiendo muy bien y que está muy en forma en los últimos partidos y que de hecho ha ganado dos de los tres últimos partidos jugados. Es un equipo de mucho talento ofensivo y es fácil de ver, es el segundo equipo en valoración de la liga del grupo oeste”.

Además, el Miinuscenter Morón “rebotea muy bien”, lo que quiere decir que “tiene mucha actividad, mucho deseo y mucha capacidad atlética”, explica el técnico. El conjunto sevillano tiene con una alta capacidad reboteadora con 571 rebotes capturados y donde destaca Manu Vázquez con 164.

En el quinteto del Morón destacan además de Manu Vázquez, Riley Hayes, Nedim Dedovic y Luisma Parejo, además de contar con una rotación también de calidad. La clave para superar al rival para el técnico burgalesista es “jugar en un muy buen nivel defensivo todo el partido y jugar con un buen criterio en ataque”.

Por su parte, el conjunto burgalés recupera a Dídac Cuevas para el partido de este sábado y el staff técnico tendrá disponible a toda la plantilla para la cita.