El entrenador del Burgos, Julián Calero, valora en rueda de prensa el encuentro ante el Málaga con empate a un gol final.

El técnico del Burgos, Julián Calero, valoró al término del encuentro lo que fueron los 90 minutos disputados en la Rosaleda, en un encuentro muy tenso en el que cualquiera de los dos equipos pudieron llevarse la victoria.

Calero manifestaba que: “El partido estuvo en un hilo de caer para un lado y para otro, en la segunda parte estuvo más cerca de nosotros que para ellos. La primera parte fue igualada, queríamos hacer el partido largo para que ellos tuvieran ansiedad y aprovechar nuestras armas. Hicimos un cambio táctico, Elguezabal por delante con Mumo, para juntar a tres en el centro del campo y ganar la superioridad ahí, hicimos muy buenos minutos tras el descanso. En ese alocamiento final estuvo muy cerca de nosotros el partido.”

El entrenador del Burgos dejaba claro que el empate no le había sabido mal tras cómo se había desarrollado el partido, aunque considera que el Burgos pudo ganar: “Nos ha faltado rematar el partido en la segunda parte, pero estamos orgulloso de nosotros, estamos en La Rosaleda, respetados por la gente y orgullosos, hace tres años estábamos por esos campos de Dios”.

Julián calero reconocía que en la primera parte hubo muchos minutos en los que el Burgos lo pasó mal ante la presión del Málaga: “Hemos conseguido salir de esos primeros minutos indemnes y poco a poco el partido iba cayendo en la zona Burgos, en la que nosotros queríamos salir a la contra y hacer que estuvieran lejos de nuestra portería pero nos ha caído el gol en una buena acción de ellos y hemos hablado en el descanso que si hacíamos las cosas que sabíamos hacer y llevándoles al límite con balón, si empatábamos el partido teníamos muchas posibilidades de ganarlo”.

Y también insistió en la delicada situación del Málaga que hace que un buen equipo, con una gran plantilla, no esté ofreciendo los resultados deseados, un factor con el que también ha jugado el Burgos en La Rosaleda, aunque no los 90 minutos: La «paciencia» y la «calma» han sido otras dos cosas que el entrenador del Burgos ha solicitado a sus pupilos durante todo el encuentro: “La necesidad es un factor psicológico muy potente, equipos muy buenos no lo parecen por esta situación. Es complicado para el Málaga gestionar por eso. Queríamos toca fibras sensibles. Queríamos hacer que el público no se fusionara con el equipo. No consentir ocasiones, que no te dominen, para que no equilibre ese factor mental con el público. Es fútbol, hay que saber manejarlo. Pero eso es momentos concretos, no como plan”.