La carrera que reta al sol se desarrollará el próximo 28 de enero con salida en Belorado y meta en Lerma. El plazo de inscripción termina el próximo 23 de enero.

Momento de la presentación de la prueba en el Monasterio de San Agustín

La sexta edición de «El Desafío de Helios» tendrá lugar el próximo 28 de enero y comenzará en Belorado o Torrelara según la modalidad y terminará en Lerma. La marcha mantendrá este año su esencia, disciplinas y transiciones para la modalidad relevos. Comenzará a las 8:33 horas de la mañana y culminará a las 18:23 horas. Actualmente hay unos 200 participantes inscritos y desde la organización confían en que el número de los mismos aumente cuando llegue la fecha si el clima acompaña.

Este año la propuesta de recorrido pasa por 22 localidades y 28 términos municipales, un recorrido que pretende cruzar la Sierra de la Demanda burgalesa en fechas diferentes a las habituales y que demuestran que, en Burgos y en invierno, también se puede hacer deporte. Así lo han presentado Jorge del Barco, director técnico de la carrera; el presidente del Instituto Provincial para el Deporte y Juventud, Ángel Carretón; Maribel Sancho, alcaldesa de Lerma y Miguel Ángel de la Cuesta, Teniente Coronel del Regimiento de Transmisiones 1 del Ejército de Tierra.

La carrera podrá disputarse a través de 4 modalidades: BTT, Cross, Duatlón y Relevos por equipos. Dependiendo de cada una de ellas, se saldrá desde Belorado o Torrelara, con parada final en Lerma.

Respecto a los tramos, el que va de Belorado a Palazuelos de la Sierra estaría destinado a bicicleta, con 45 km. Una sección de carrera que transcurre por el Camino de Santiago y salva la N-120 adentrándose en una zona boscosa de gran belleza. Esta parte da acceso a uno de los puntos de referencia de la prueba, los Montes de Oca. 

El tramo de Palazuelos de la Sierra – Torrelara comenzaría para la opción de carrera, de 11 km y es el tramo común de todos los participantes de la prueba. Será una de las zonas de referencia de esta edición ya que se alcanzará un de los puntos a mayor altura de la marcha.

El tramo de Torrelara – Hortigüela, de 19 km está pensado también para carrera y se han elegido caminos naturales y zonas amplias para que corredores y ciclistas no tengan ninguna pega por circular simultáneamente. Será una de las partes donde los participantes podrán disfrutar de las zonas más amplias y paisajes más llamativos del recorrido. 

Por último, el tramo Hortigüela – Lerma, de 50 km, superará la última de las barreras geológicas de la marcha, Las Mamblas. El camino elegido adentrará a los participantes en la zona protegida de los sabinares del Arlanza. Desde ahí alcanzarán Retuerta y atravesarán el cañón del río Mataviejas entre Castroceniza y Una, un espacio natural privilegiado.