Nueva derrota en Avilés de forma clara lo que hunde aún más al equipo blanquinegro en el fondo de la clasificación.

Fotos: Burgos CF

El Burgos Promesas no levanta cabeza y tampoco el desplazamiento para jugar ante el Avilés supuso ninguna reacción. El equipo burgalés adolece de falta de profundidad y de remate. Sin pegada y sin dominio de los partidos es complicado conseguir resultados positivos.

El Avilés llegó con facilidad al área burgalesa desde el inicio, avisando Jonxa a los cuatro minutos con un disparo seco que repelió Hormiga con el puño, en una de sus numerosas intervenciones de la primera parte. Poco antes del primer cuarto de hora, la siguiente ocasión sí se tradujo en gol, Jorge botó una falta y Primo cazó la pelota para impactar con el poste, el rechace golpeó en la pierna de Hassane y se introdujo en la portería burgalesa. Mala suerte para el Burgos Promesas que encajaba en propia meta.

Los locales siguieron encontrando vías de agua en la blanda zaga visitante, Alorda le pegó mordida tras una dejada de Primo y poco después una contra conducida por el cántabro acabó con un disparo fuerte y centrado del mallorquín que impactó en el cuerpo de Hormiga. Por parte burgalesa, nada o casi nada, una incursión de Pol Bassa que no encontró rematador fue quizá lo más amenazante para una zaga avilesina que no pasño apenas apuros.

Un momento del partido.- Foto: Burgos CF

En la segunda parte el Burgos Promesas quiso tener más el balón pero careció de mordiente, acabando el partido sin tirar entre los tres palos. El Avilés trató de contemporizar y cierto sector del público protestó el conservadurismo de los suyos, peligrosamente relajados en defensa.

Dos acciones anuladas por fuera de juego fueron los mayores sobresaltos para un Avilés que en el último cuarto de hora recuperó presencia en el área rival, aprovechando los huecos concedidos por su cándido oponente. En el 83 llegó la sentencia para los burgaleses tras una buena acción individual de Isi Ros, que se coló hasta la línea de fondo por el lado izquierdo del área e introdujo el balón en la portería por uno de los escasos huecos posibles.

Quiso reaccionar el Burgos con López Pinto, el más voluntarioso de los atacantes visitantes, quien pudo acortar distancias en el 87 con un disparo que se marchó desviado, pero fue Natalio en un contragolpe el que puso la puntilla a punto de cumplirse el minuto 90, definiendo en segunda instancia un envío de Sergio García desde la derecha.

Al final, derrota contundente del Burgos Promesas por tres goles a cero en un partido en el que siguieron padeciendo los mismos males de encuentros anteriores, falta de profundidad y de remate a puerta.

Una derrota que hunde al Promesas todavía más como colista con tan solo 8 puntos sumados hasta el momento.