El equipo arandino estuvo a punto de conseguir sorprender al Novás en los últimos minutos del encuentro.

Fotos: Julio Calvo

No pudo ser aunque el Tubos Aranda acarició la posibilidad de conseguir frenar al líder, Novás, y dar un saltó más para afianzarse en los puestos nobles de la clasificación. Pero el conjunto que entrena Mariano Ortega, pese a tutear no hizo el mejor partido de la temporada, y por momentos, jugó más con el corazón que con la cabeza, para caer finalmente por un gol de diferencia. Ha sido la primera derrota del Tubos Aranda en el Príncipe de Asturias, pese a todo, el equipo amarillo mantiene la cuarta plaza en la clasificación.

El comienzo del partido ya marcaba la calidad del equipo que visitaba Aranda, el Novas mostraba sus galones con un parcial de 5-8 en los 12 primeros minutos de juego. Un tiempo muerto solicitado por el técnico local, permitía al Tubos Aranda recuperarse y plantar cara al gran equipo gallego que tenían enfrente, para dar le vuelta al marcador, 9-8. Pero la reacción no duró todo lo esperado ya que los gallegos volvieron a apretar el acelerador y ponerse 11-15 al descanso.

No fue la mejor primera parte del Tubos Aranda, que cometió demasiados errores en el tramo final del primer tiempo y dejó demasiadas facilidades a su rival, que supo aprovechar para tomar ventaja.

Un momento del partido.- Foto. Julio Calvo.

Y en la segunda parte los planteamientos no cambiaron demasiado, el equipo arandino muy luchador no se rendía y buscaba la sorpresa, logrando poner a dos goles de empatar el encuentro, 14-16, pero los gallegos demostraron la fuerza del líder, cunado lo necesitaban apretaban el acelerador y daban el estirón en el marcador. Y así lo hicieron para ponerse otra vez con ventaja de cuatro goles, 20-24. Quedaban 9 minutos para el final y el público del Príncipe de Asturias se echó el equipo a los hombros y a base de animar daba un impulso a sus jugadores, que a punto estuvo de dar sus frutos.

Con todo el corazón sobre la pista, el conjunto arandino se puso a un gol del líder y le metió el miedo en el cuerpo, con muchos nervios del equipo gallego en el último tramo del partido, que les hizo cometer errores y les pudo costar un disgusto. A falta de 20 segundos para el final, el balón era para el Tubos Aranda y el Novás jugaba en inferioridad, lo que suponía una oportunidad de conseguir puntuar ante el primer clasificado. Pero no pudo ser. Los gallegos defendieron muy bien esta situación y el Tubos Aranda se quedó a un paso de la proeza, pero con las buenas sensaciones de haber puesto en serios aprietos al líder.

La próxima jornada para el conjunto arandino será el 17 de diciembre frente a Nava en cancha segoviana.