Al menos un aficionado del Zaragoza resultó herido y hubo algunos daños en un establecimiento de hostelería.

Fotos extraídas de Redes Sociales de testigos de las peleas

El bochorno vuelve al fútbol con motivo del encuentro que van a disputar esta tarde el Burgos y el Zaragoza en El Plantío. Los seguidores ultras, ajenos al deporte y siempre ligados a la violencia absurda, han protagonizado una pelea en una zona peatonal, entre las calles Vitoria y Farmacéutico Obdulio Fernández, en la que se han enzarzado sendos grupos de radicales de Burgos y Zaragoza, que ha motivado incluso la intervención policial. 

Grupos de ultras, la Policía y una ambulancia junto al establecimiento Askuas.- Foto: RRSS

Los establecimientos de hostería Bar Oslo y Askuas, han tenido que soportar la cercanía de esta pelea de fanáticos, en la que ha habido al menos un herido, al parecer procedente de Zaragoza, que ha tenido que ser atendido por los servicios sanitarios que también se desplazaron al jugar del enfrentamiento. Además se han producido pequeños desperfectos en el Bar Oslo debido al lanzamiento de sillas, piedras y otros objetos entre los dos grupos enfrentados.

Carreras entre los grupos de radicales con sillas destrozadas. .- Foto: RRSS

No es la primera vez que grupos ultras del Zaragoza y del Burgos protagonizan en la capital burgalesa estas vergonzosas peleas callejeras impropias del deporte. Y se espera una respuesta tajante de ambas aficiones y de ambos clubes para atajar estos penosos acontecimientos que ensombrecen el fútbol y el deporte en general, donde este tipo de radicales no deben tener cabida, ni se les puede tan siquiera considerar aficionados. Su único objetivo no es disfrutar del deporte sino el ejercicio de la violencia aprovechándose del fútbol.

Penoso y triste, esperamos que también irrepetible.