El partido no fue tan cómodo como indica el marcador para los burgaleses que resolvieron en el último tramo del encuentro.

Foto: Burgosdeporte

Victoria amplia del Recoletas Burgos Universidad de Burgos ante el Ampo Ordizia en San Amaro, Aunque el marcador de 47-22 pueda parecer que el partido fue un paseo triunfal para el equipo burgalés, realmente no fue así y Ordizia creó más dificultades de las que aparenta el resultado final cuya clave estuvo en el tramo final del partido.

En el inicio del partido, Cruz anotaba un golpe de castigo a favor de los visitantes, (0-3), que se adelantaban en el marcador. Habían transcurrido 2 minutos y el equipo visitante estaba bien plantado en San Amaro concediendo pocas incursiones a los burgaleses, que en su primer oportunidad, a los 8 minutos, anotaban el primer ensayo por medio de Nico Coronel, que transformaba Zabalegui para poner el (7-3). Los guipuzcoanos respondieron con un maul que convirtió en ensayo el argentino Brian González. El intento de transformación del apertura se estrelló en el palo (7-8).

Zabalegui aumentó la renta de los burgaleses con dos golpes de castigo, en los minutos 15 y 18, uno de ellos casi desde el medio campo (13-8), y la renta de los locales aumentó aún más tras un ensayo de castigo (20-8).

El Ordizia reaccionó con un ensayo de Carvajales transformado por Cruz (20-15), y a punto estuvo de empatar el partido. El colegiado anuló un ensayo a Julen Goia por pisar la línea de lateral justo antes de adentrarse en la zona de marca, y poco después una mala recepción de Mikel Pérez truncó la posibilidad de lograr otro ensayo. 

En la segunda parte la salida de Ordizia no fue demasiado buena. Cruz no transformaba un golpe de castigo y, por contra Recoletas Burgos sí lo hacía con Zabalegui anotando para poner el (23-15).

Con ambos equipos jugando temporalmente con catorce jugadores, el Ordizia logró reducir al mínimo la ventaja local. Antxon Iriondo culminó un elaborado ataque ordiziarra para hacer posible el 23-22 en el minuto 54. El conjunto guipuzcoano seguía metido en el partido. Pero todo cambió desde el minuto 59. Un maul burgalés derivó en un nuevo ensayo para los castellanos (30-22), gracias al ensayo de Agustín Gil transformado por Zabalegui. Poco después llegaba una tarjeta amarilla para Oier Goia y, en superioridad numérica, el Recoletas Burgos anotaba diez puntos más (40-22), con un golpe de Castigo anotado por Zabalegui y un ensayo de Facundo también transformado. Para redondear la cuenta con otro ensayo de Sacovechi transformado por Zabalegui.

Aunque el Recoletas sufrió la expulsión temporal de Bay, el signo del partido no varió, para conseguir un amplio triunfo ante un Ordizia que nunca bajó los brazos y luchó hasta el final, pese a la contundencia del marcador.