Burgos y Mirandés afrontan la nueva competición en contraste de situaciones.

Foto: LaLiga SmartBank

El próximo din de semana será de Copa del Rey. La Liga se detiene por una semana para dar paso a la competición de las sorpresas y de los intereses propios de cada club. No es lo mismo estar en posición cómoda en la tabla y jugar con ilusión por lo que pueda llegar en la Copa, que hacerlo atenazado por la presión de la competición principal si hay problemas de clasificación.

Es el caso del Burgos y el Mirandés. El primero es tercero en la tabla y sueña con seguir en los primeros puestos, mientras el segundo afronta la Copa en posición de descenso en la Liga, que es sin duda el objetivo prioritario. Está claro que la Copa del Rey es interesante como competición, generalmente destinada a que puedan tener minutos los jugadores menos habituales, aunque eso solo en las primeras eliminatorias, porque después, dependiendo de los rivales la competitividad y la buena imagen impone jugar con todo lo que se tiene, lo que supone no pocos riesgos en lesiones y desgaste de plantilla o bajo rendimiento en la competición liguera, si la cabeza está en otro objetivo.

Así las cosas, el Burgos se encuentra en la mejor disposición de buscar las eliminatorias ante los equipos grandes. Sería un bonito revulsivo a la buena marcha en la liga y también un premio para la afición poder ver pasar por El Plantío a un equipo de Primera División. Se espera que el Burgos pueda pasar las dos primera eliminatorias para optar a jugar con un equipo de campanillas.

Por su parte, el Mirandés es un equipo copero por tradición, que ha forjado parte de su imagen en la competición de Copa, aunque en esta ocasión, sus miras quizá deben centrarse en salir de la delicada situación que ocupa en la clasificación. Su fin primordial ha de ser la permanencia sin distracciones que puedan agudizar la crisis. Por eso, sin renunciar a nada, quizá el equipo rojillo, reserve parte de su esfuerzo para salir adelante en lo que más le interesa.

El Burgos tendrá enfrente a un rival muy complicado, el Recreativo de Huelva, el decano del fútbol español, un equipo avalado por un gran estadio, una gran afición y una historia repleta de buenos recuerdos. No será fácil para el equipo de Calero sacar adelante la eliminatoria.

El Mirandés lo tiene algo más fácil, ante un equipo de la 3RFEF, con un desplazamiento a Cantabria, mucho más corto que el del Burgos a Andalucía. Y ambos equipos, Mirandés y Burgos, jugarán el mismo día, el domingo, y a la misma hora, las 12 del mediodía.

Suerte para ambos.