El técnico del Burgos valora la primera derrota en El Plantío de la temporada ante el Tenerife.

Julián Calero en la rueda de prensa tras el partido del Tenerife.- Telefoto

El entrenador del Burgos, Julián Calero, no ocultaba su tristeza después del partido frente al Tenerife, que ha supuesto la primera derrota del equipo blanquinegro en El Plantío esta temporada: Pese a ello, el técnico apuntaba aspectos positivos: “El equipo sigue vivo, ha peleado y se ha encontrado unas situaciones extrañas. Lo hemos intentado más con corazón que con cabeza, pero el trabajo y el esfuerzo me hacen sacar conclusiones positivas. Creo que nos llevamos una derrota injusta”.

Según Calero: “El partido iba más encaminado hacia el empate, pero estos penaltis del VAR a veces te favorecen y en otras ocasiones nos perjudican. No me parece penalti, ya que se protege junto al cuerpo, pero como no sé qué es penalti y qué no, no me meto en ese fregado. Hasta esa acción, ellos estaban más metidos en su campo, pero eso terminó de frustrarnos. Lo hemos intentado, pero esa falta de calma lo ha evitado”.

Además el entrenador del Burgos también apunta al cansancio físico y mental de los jugadores tras varios partidos consecutivos y un viaje muy largo a Las Palmas: “Teníamos que recuperarnos de la excitación del otro día. Encima, en un viaje larguísimo. No es sencillo. Por eso, nos costó entrar en el partido. Tuvimos que hacer un cambio de dibujo ya que ellos jugaban muy directo y tuvimos que reforzar la zona. Luego se igualó todo, sin ocasiones y bastante equilibrado. En la segunda mitad, sabíamos que el cansancio sería decisivo y quien se pusiera por delante tendría mucho ganado, apareciendo ese penalti para ellos”.

El técnico también reconoce que la primera parte ha sido mala por parte del conjunto blanquinegro pero la mejoría en la segunda mitad se truncó con la acción del penalti: “En la segunda parte hemos salido más dinámicos, metiéndolos donde queríamos, pero ha llegado la acción del penalti y después todo se ha embarullado. Cabeza arriba y a levantarse”.

Y también un apunte a ese sector de la afición que en la primera parte no estuvo animando como otras tardes, porque no solo el Burgos estuvo mal en el partido: “No hemos sido nosotros mismos, ni nosotros ni el estadio. Hay que mirarse un poco el ombligo, lo que ha pasado en la primera parte no está bien. La comunión es importantísima, tenemos que tener todos cuidado”.