El Burgos CF vive una etapa dorada como líder de la Segunda División tras su última victoria en Las Palmas.

El Burgos está escribiendo una nueva etapa en su historia esta temporada. Al record de partidos sin encajar goles y sin perder, se una ahora la primera posición en la tabla tras la victoria en Las Palmas, equipo al que arrebató el liderato en un partido de gran talento y entrega del equipo, perfecto en defensa y rápido y con pegada en los contragolpes para lograr dos goles que suponen el primer puesto.

A principios de temporada pocos eran quienes creían que este proyecto podía alcanzar estas metas, a estas alturas de temporada, aunque todavía queda mucho. Pero lo que está consiguiendo el equipo blanquinegro no es casualidad, por muchos que algunos se empeñen en no valorarlo como se merece.

Una tarea que tiene su pilar en dos personas: el director deportivo, Michu, en la confección de un equipo compensado, cuyas últimas incorporaciones, en forma de fichajes y cesiones, tardaron en llegar. Y el técnico Julián Calero, cuyo método de trabajo y filosofía de equipo está dando sus frutos tras muchos meses de trabajo y gracias también a una plantilla de jugadores entregada, unida y solidaria, que tiene las ideas muy claras y el sistema de juego asumido.

Como siempre, no es un solo factor, son muchos, los que hacen posible los logros. Y en estos momentos ya es un logro, que el Burgos sea líder de Segunda y haya sumado 27 puntos. Aunque desde el Club lo tienen muy claro y saben que lo primero es alcanzar los 50 que dan la salvación en la categoría y a partir de ahí soñar.

Hay quienes sueñan antes de tiempo, cuando todavía está muy lejos la realidad a la que aspiran, otros por el contrario se empeñan en no dejar soñar, en ponerse vendas antes de la herida, en disquisiciones que no conducen a nada sobre lo que durará el liderato, si hay plantilla para aspirar al playoff o si el sistema de juego es bonito o no gusta demasiado. Propongo pasar de estas pesadillas, que rompen el momento de alegría que vive el Burgos. Primero en la tabla y sobre todo, con un equipo que suda la camiseta, que lo da todo en el campo, que tienen asumido que son el Burgos CF, nada más, pero tampoco nada menos. Y eso ya es mucho.

En nuestro último programa Tiempo Extra, finalizamos como es habitual con un pequeño montaje musical. Esta vez la canción hace referencia a soñar en el sentido más feliz y sano de la vida. Y eso es lo que nos toca ahora amigos, jugar y soñar.