Hereda San Pablo Burgos se sobrepone a un mal primer cuarto y logra su segunda victoria consecutiva de la temporada gracias al juego exterior de Mahalbasic y Joey van Zegeren.

FOTOS: SPB-Cintia Cortés

El Hereda San Pablo Burgos conquistó su primera victoria a domicilio de la temporada de LEB Oro, imponiéndose al Alimerka Oviedo Baloncesto. Los de Paco Olmos entraron con pie cambiado al encuentro en un desfavorable primer cuarto, pero supieron reaccionar en el siguiente periodo para ajustar el duelo al descanso. Tuvieron que continuar esforzándose en la segunda mitad los castellanos, que salieron vencedores de un choque que transcurría con baja anotación. Destacó el juego interior burgalés, con Joey van Zegeren (13 puntos y 5 rebotes para 18 créditos de valoración) y Rasid Mahalbasic (12 puntos y 8 rebotes para 25 de valoración).

Foto: SPB-Cintia Cortés

Empezaba de contra el partido para el Hereda San Pablo Burgos, que veía cómo el Alimerka Oviedo Baloncesto tomaba las riendas (8-4). Los múltiples fallos ofensivos y la falta de intensidad defensiva de los visitantes llevaban al cuadro local a convertir un parcial de 12-0, que disparaba su renta hasta los 11 puntos (15-4). Los burgaleses continuaban probando fortuna desde el perímetro, pero marraban cada oportunidad, lo que permitía a los ovetenses estirar la máxima hasta los 12 puntos (19-7) y alcanzar el final del primer cuarto con una amplia ventaja (19-9).

Foto: SPB-Cintia Cortés

Buscaba rápido la reacción el conjunto castellano, que aumentaba su nivel defensivo y recuperaba balones para disponer de nuevas opciones ofensivas. Así, los de Olmos encontraban a Calvin Hermanson y a Joey van Zegeren para enlazar un parcial de 0-10 que ajustaba al máximo el electrónico (22-21). Intercambiaban golpes los contendientes en unos minutos con fallos en ataque por ambas partes (25-23). Una buena defensa final de Ale López permitía a Mindaugas Kacinas convertir el primer triple burgalés, tras nueve intentos, antes del descanso (28-26).

Foto: SPB-Cintia Cortés

El retorno de vestuarios favorecía a los visitantes, que tiraban de calidad individual para sellar sus acciones ofensivas y poner su máxima renta en 5 puntos con un parcial de 0-7 (28-33). El tercer cuarto enlazaba demasiados fallos en ataque por parte de los dos equipos, que tenían muchas dificultades para ver aro, en un periodo en el que volvían a aproximarse los locales (35-36). López y Van Zegeren comandaban al Hereda San Pablo Burgos, que aprovechaba un 0-5 para volver a abrir la distancia al término del tercer cuarto (37-43).

Foto: SPB-Cintia Cortés

Quería romper el partido, de una vez por todas, el cuadro burgalés en el periodo definitivo, lo que iba consiguiendo primero desde el perímetro con Barrera y López (40-51) y después anotando por medio de Kacinas, que alzaba la máxima burgalesa a 15 puntos (40-55). El Alimerka Oviedo Baloncesto trataba de continuar peleando con los triples de Meana, Domenech y Pruitt (49-58), pero los castellanos sabían manejar las riendas del duelo para encaminarlo hacia la victoria final, que cerraban con los puntos de Kacinas y de Mahalbasic (59-70).

Foto: SPB-Cintia Cortés

El equipo burgalés disputará su próximo partido de LEB Oro ante HLA Alicante, el sábado 29 de octubre, desde las 18:00 horas, en el Coliseum.

Ficha técnica

59 – Alimerka Oviedo Baloncesto: Nigel Pruitt (12), Alonso Meana (13), Adrià Domenech (14), José Luis González (10) y Oliver Arteaga (7) –cinco inicial– Rafael Casanova (-), Aleksandar Andrejevic (1), Marc Peñarroya (-), Noah Bigirumwami (-), Ángel Comendador (2)

70 – Hereda San Pablo Burgos: Gonzalo Corbalán (5), Ale López (13), Calvin Hermanson (8), Obi Enechionyia (2) y Rasid Mahalbasic (12) –cinco inicial– Rodrigo San Miguel (2), Marc-Eddy Norelia (2), Álex Barrera (3), Andrija Marjanovic (-), Mindaugas Kacinas (10), Joey van Zegeren (13).

Cuartos: 19-9; 9-17; 9-17; 22-27.

Árbitros: Paula Lema, Juan Gabriel Carpallo y Fernando Ibáñez.

Incidencias: Partido correspondiente a la cuarta jornada de LEB Oro disputado en el Polideportivo de Pumarín ante 1100 espectadores, con presencia de más de cien aficionados burgaleses.