Este sábado, a las 18:00 horas, en el Polideportivo Círculo, los locales del Círculo BigMat Fontecha recibirán al campeón en las dos últimas temporadas del Grupo 1 de la Segunda división B de fútbol sala, el Deporcyl Guardo FS.

El rival de mañana visita Burgos desde la tercera posición de la tabla empatado a puntos con los verdiblancos y con la clara intención de sumar los tres puntos para seguir escalando posiciones en la clasificación, tras un inicio de liga algo titubeante cuando juega fuera de su pista (no así en su cancha donde ha sumado nueve puntos de nueve posibles).

Y es que los palentinos, a pesar de su gran potencial, han saldado sus dos salidas con una derrota frente a Coruxo y un empate ante el Ribeira de Piquín, este último en un partido que tuvieron ganado durante muchos minutos, pero que acabaron empatando a dos en un arrebato final de los lucenses.

En cuanto a los burgaleses, tras el frenazo el pasado sábado en Pontevedra, de donde se vinieron de vacío por primera en la temporada, tras dos victorias fuera de casa, quieren dar una alegría a su parroquia-

Sumar los tres nuevos puntos les metería de lleno en las posiciones cabeceras de la tabla clasificatoria, pero son conscientes de que el rival no lo pondrá nada fácil, más aun teniendo en cuenta que la visita a Pontevedra trajo consecuencias negativas en forma de expulsiones.

Los de Raúl Zamora no podrán disponer de Pablo para el encuentro por ese motivo. Además, la semana de entrenamientos ha resultado accidentada, con varias lesiones, que impedirán seguro a Poves volver al equipo, tras sufrir una rotura muscular en el gemelo de la pierna izquierda y quizá también a Isma, con fuertes molestias en la planta del pie. Por eso, el mayor hándicap para los del Círculo será el número de efectivos disponibles para un partido con tanta exigencia.

Los visitantes han anunciado una presencia masiva de aficionados acompañando a su expedición, por lo que desde las filas burgalesas animan a los aficionados burgaleses a que se acerquen al Polideportivo Círculo para conseguir que el ambiente sea el propio de un partido disputado como equipo local.