El primer cuarto con un 21-8 en el marcador establecía una amplia diferencia favorable a los locales, que terminaron por sumar el triunfo.

Fotografías: Iñaki Sola / Real Valladolid

El Hereda San Pablo Burgos no pudo regresar con algo positivo de su primer encuentro a domicilio de la temporada de LEB Oro, ante el UEMC RV Baloncesto. Un adverso arranque de partido para los de Paco Olmos, que encajaban un 21-8 de parcial en el primer cuarto, terminó por determinar un duelo en el que los intentos de aproximarse en el electrónico fueron insuficientes. Lo mejor del choque fueron los 700 aficionados que se desplazaron desde Burgos para animar al equipo y que le dieron aliento en cada instante de la contienda en Valladolid.

Apretaba la afición de los burgaleses, que trataba de ganar la partida en la grada antes del inicio del encuentro. El UEMC RV Baloncesto salía con mucha intensidad a la pista y se aprovechaba de su buen hacer desde el perímetro para ir abriendo su renta (8-2). Los visitantes sufrían demasiadas imprecisiones en sus pases en ataque y la fuerte defensa de los locales terminaba por obligarles a sumar desde el tiro libre (13-8). Nuevamente, los triples aupaban al cuadro vallisoletano, que dominaba claramente al final del primer cuarto (21-8).

Acumulaba balones perdidos en sus pases el Hereda San Pablo Burgos, que intentaba con esfuerzo aproximarse (23-13). La fortaleza atrás de los de Paco García dificultaba al máximo las acciones ofensivas de los de Olmos, que continuaban remando a contracorriente (36-24). El cuadro burgalés alcanzaba el descanso en el Polideportivo Pisuerga con una desventaja de 21 puntos (45-24).

El retorno de vestuarios favorecía al conjunto visitante, que apretaba los dientes en defensa y convertía un 0-6 de parcial con Marc-Eddy Norelia liderando (45-30). Le devolvían los locales el golpe con un 7-0 que llevaba su máxima hasta los 22 puntos (52-30). La entrada de Gonzalo Corbalán agitaba el juego de los burgaleses, que con el ánimo de su gente desde lo alto de la grada buscaban ajustar el electrónico, con canasta del argentino sobre la bocina del tercer periodo incluida (56-42).

La defensa en el inicio del cuarto definitivo trataba de devolver la esperanza a la grada burgalesa, que aupaba Norelia desde la pista (56-45). Los seguidores cantaban “Sí se puede” desde sus localidades, mientras el cuadro del Coliseum intentaba bregar sobre la pista, ante un conjunto vallisoletano que enlazaba un 7-0 de parcial (63-45). Los de Olmos se agarraban a los lanzamientos exteriores de Mindaugas Kacinas y de Álex Barrera para volver a aproximarse (66-53). Sumaban desde el tiro libre los locales, que iban consolidando una victoria que terminaron por cerrar en el Polideportivo Pisuerga (75-61).

El equipo burgalés disputará su próximo partido de LEB Oro ante CB Almansa con AFANION, el sábado 15 de octubre, desde las 20:30 horas, en el Coliseum.

Ficha técnica

75 – UEMC RV Baloncesto: Jaan Puidet (9), Herve Kabasele (2), Mike Torres (8), Jordy Kuiper (5) y Dominic Gilbert (6) –cinco inicial– Melwin Pantzar (16), Álex Mazaira (3), Romaric Belemene (8), Greg Gantt (5), Pablo Martín (-), Juan Lambas (), Kevin Allen (8), Sergio de la Fuente (5).

61 – Hereda San Pablo Burgos: Rodrigo San Miguel (-), Ale López (2), Calvin Hermanson (9), Marc-Eddy Norelia (8) y Rasid Mahalbasic (4) –cinco inicial– Gonzalo Corbalán (16), Álex Barrera (2), Andrija Marjanovic (-), Mindaugas Kacinas (10), Obi Enechionyia (10), Joey van Zegeren (-), Tomas Chitadze (-). Terminaron eliminados por cinco faltas personales Rasid Mahalbasic y Gonzalo Corbalán.

Cuartos: 21-8; 24-16; 11-18; 19-19.

Árbitros: Ángel de Lucas, Pol Franquesa y Elena Espiau.

Incidencias: Partido correspondiente a la segunda jornada de LEB Oro disputado en el Polideportivo Pisuerga ante 2500 espectadores, con presencia de 700 aficionados burgaleses.