El entrenador del Burgos CF, Julián Calero, ha valorado la victoria de su equipo por 3-0 en un encuentro con un ambiente espectacular en el que el conjunto blanquinegro superó el récord de imbatibilidad en LaLiga y se reconcilió con el gol tras los tantos de Gaspar, Mumo y Curro.

El técnico burgalesista reconoció que esta es una victoria que “sabe a gloria. Me alegra ver a mis jugadores y mi afición felices de los resultados que estamos obteniendo. Sabíamos que estábamos en el buen camino y me alegro de que por fin el duro trabajo se vea recompensado”.

Respecto al planteamiento del partido, Calero asegura que la intención era “hacernos invisibles frente a sus centrales, que son muy poderosos, buscarles las espaldas y crear espacios. Aún así, el equipo ha jugado fantásticamente bien con el balón, con tranquilidad y sintiéndonos cómodos con el balón”.

Por otro lado, el técnico madrileño ha trasladado sus felicitaciones a ambas aficiones, que han generado un ambiente para recordar en El Plantío: “La afición del Alavés ha estado animando a su equipo hasta el final con tres goles de desventaja, lo cual me ha parecido ejemplar. Ha sido un duelo bonito de aficiones, pero ya está. Esto es futbol y no hay que darle mayor importancia de la que tiene”.

El cuadro burgalés ha conseguido ya 15 puntos de los 50 hipotéticos que hacen falta para la permanencia de la categoría: “Tenemos los puntos que hemos ido consiguiendo paso a paso, por méritos propios. Hasta llevamos un buen registro y esto nos tiene que dar confianza y motivación, aunque sin relajarnos. Queda mucha liga por delante, no hemos nada todavía y debemos tener una mentalidad humilde”.

Por último, Calero ha querido felicitar el buen trabajo de Michel Zabaco, al cual reconoce que estaba “maltratando futbolísticamente” con los minutos que le estaba ofreciendo: “Michel es un jugador muy fiable, que cada vez sale cumple y lo da todo en el día a día. Hoy lo ha hecho francamente bien y me alegro por él”.