(Fotografía: JARCHA)

Con la pretemporada superada, el Hereda San Pablo Burgos dará mañana el primer paso de competición oficial dentro del camino de vuelta. El equipo que dirige Paco Olmos estrenará su temporada de LEB Oro recibiendo a Melilla Sport Capital Club este sábado, a partir de las 18:00 horas, en el Coliseum. Los burgaleses afrontan con ilusión el inicio de un curso en el que, partido a partido, buscarán el objetivo final del ascenso de categoría.

El técnico del cuadro castellano, Paco Olmos, ha hablado en la previa de este duelo en una rueda de prensa celebrada en Hoteles Cuéntame Universidad. Tras una pretemporada “atípica”, en la que ha habido algunas ausencias de jugadores por problemas de visado en determinados momentos, el entrenador ha apuntado que “lo importante es que, en la semana de competición, estamos los once”.

El hecho de disponer de todas las piezas de la plantilla para los entrenamientos “se nota en el día a día del trabajo”, ha reconocido Olmos, que ha asegurado: “Todos tenemos una gran motivación y una gran ilusión de empezar esta temporada 2022/23 en la LEB Oro”.

El valenciano ha señalado: “A partir de mañana, queremos empezar a sumar”, una meta que pasará por “marcarse objetivos cortos” en cada jornada y poder así “enfocar al equipo en una competición muy complicada”.

De cara a este primer partido, el Hereda San Pablo Burgos tendrá a todos sus jugadores disponibles para competir sobre el parqué del Coliseum, donde comenzarán a mostrar el juego que desplegarán a lo largo del curso.

“Queremos jugar a una intensidad y a una energía de cuarenta minutos”, ha remarcado Olmos, que ha agregado: “Vamos a ver si desde una defensa sólida podemos conseguir un primer baloncesto”, en el que tratarán de “generar los automatismos que nos reduzcan las pérdidas de balón”.

El decano de la categoría, Melilla Sport Capital Club, será el primer rival al que se medirán los castellanos en esta campaña. Se trata de “un equipo que está muy bien construido”, ha explicado el técnico, con una conjunción de jugadores jóvenes y veteranos, como son Guillem Ferrando, Javi López o Sergi Huguet junto a Bamba Fall o Joan Pardina. “Nosotros mañana tendremos que estar a nuestro cien por cien para poder luchar por la victoria”, ha advertido Olmos.

Los burgaleses esperan que su cancha se convierta en un factor determinante para buscar esos necesarios triunfos que cimenten la consecución del objetivo: “Nosotros queremos que el Coliseum sea factor. Desde la prudencia y la humildad, no podemos perder ningún partido en casa”.

El entrenador ha expuesto: “Quiero que la ansiedad que hay un poco ahora se convierta en una buena excitación mañana cuando veamos el Coliseum”. Para ayudar a generar esa atmósfera, el equipo tiene claro que deberá “enganchar a nuestra afición”.

Con todo preparado para dar el primer paso de competición oficial en el camino de vuelta, el Hereda San Pablo Burgos recibirá a Melilla Sport Capital Club mañana sábado, a las 18:00 horas, en el Coliseum.