(Fotografía: JARCHA)

El sábado 8 de octubre, a partir de las 19:00 horas, en el Polideportivo Vallobín de la capital asturiana, tendrá lugar el primer encuentro del UBU San Pablo Burgos en la Copa del Rey contra el Unión Financiera Balonmano Base Oviedo.

Los de Nacho González llegan a esta primera eliminatoria tras haber ganado a este mismo equipo la semana pasada, en un duelo liguero que se acabaron llevando los de Burgos con una victoria muy trabajada y tras una primera parte extraordinaria (30-34).

El partido del sábado, sin embargo, se espera diferente al de liga siendo a partido único, lo que implica que ganar o perder el encuentro permita al cuadro burgalés seguir en competición o quedar fuera de la misma. Según Nacho González, “ya nos conocemos bastante después de habernos visto en los partidos anteriores y de haber jugado un partido, pero seguro que habrá matices diferentes”.

Conociendo ya al rival, recién ascendido a la DH Plata, donde destacan jugadores como Nacho Huerta, Paulo Vinicius o su último fichaje, Matheus Pereira; los cidianos buscan realizar un papel significativo en la Copa del Rey. Para González, el equipo rival es un gran equipo porque “son capaces de atacar y defender toda la plantilla y, con la incorporación del nuevo pivote, será un partido que probablemente tenga poco que ver con el partido de la semana pasada”.

Los burgaleses realizaron un buen papel en la Copa del Rey la temporada anterior. Fueron el equipo revelación, derrotando a Incarlopsa Cuenca (38-36) y llegando hasta los octavos de final contra Ángel Ximénez Puente Genil, ambos equipos Asobal, donde quedaron apeados del pase por un solo gol de diferencia y por el partido a ida y vuelta, que penalizaron al cuadro burgalés.

Aunque el partido del sábado en Vallobín se prevé complicado, el UBU San Pablo Burgos buscará volver a tener una victoria y seguir así con las sensaciones positivas con las que ha comenzado esta temporada.