El jugador del Burgos CF, Raúl Navarro, ha analizado la buena situación en la que se encuentra el equipo, que no conoce la derrota tras ocho jornadas y continúa imbatido esta temporada aunque, eso sí, con la carencia y necesidad cada vez más urgente del gol.

El mediocentro blanquinegro ha asegurado que el hecho de no encajar “no se está convirtiendo en ninguna obsesión y presión para el equipo. Venimos trabajando mucho tiempo así. Nosotros seguimos el plan que nos marca el cuerpo técnico y no nos condiciona este hecho un tanto anecdótico que nos está ocurriendo”.

Sobre el partido pasado ante el Villarreal B, Navarro considera que “el equipo dio un paso adelante en la faceta ofensiva, a la cual queremos dar continuidad. Aún así, hay que pensar en el partido que viene y en hacer un buen papel en casa con nuestra afición para hacer buenos todos los empates que llevamos arrastrando”.

El centrocampista del Burgos CF también señala que no hay que encender las alarmas por el exceso de empates sin goles que atraviesa el equipo: “El fútbol es estar acertado, y sabemos que el gol va a llegar. Trabajando como lo estamos haciendo estoy convenido de que las victorias vendrán pronto”.

A nivel individual, Raúl Navarro se muestra satisfecho por los minutos que está disputando en cada encuentro y considera que “la confianza en el fútbol es siempre importante. Prometo hacerlo lo mejor posible sea cuál sea mi posición. Me siento más cómodo como mediocentro, pero no tengo problemas si me toca jugar en otro sitio del campo. Soy profesional y es mi trabajo”.

Acerca del próximo rival, el Deportivo Alavés, el jugador burgalesista afirma sentirse “motivado en un encuentro que todos queremos jugar. En casa hay que hacerse fuerte, y sabemos que ellos van a traer a mucha afición, por lo que va a suponer un partido de alturas. Confío plenamente en nuestra afición y sabemos que nos van a animar hasta el último segundo”.