El Burgos BH cierra su calendario de clásicas de carretera con la disputa del Tour de Vendée este domingo en Francia. Será una ocasión para brillar en una prueba complicada pero donde el equipo de Burgos ya sabe lo que es meterse en el top-10.

Buenas vibraciones en las filas del conjunto morado ante la última competición de carretera en Europa esta temporada. Una despedida que intentarán sea a lo grande, con el mejor resultado posible y aprovechando el buen punto de forma de sus ciclistas más competitivos para este tipo de carreras.

En total, 207 kilómetros de recorrido con un constante sube y baja que tendrán el aliciente de diez esprints puntuables para los valientes. Tras completar un recorrido inicial de 149 kilómetros, entrarán en el circuito final de 11’6 kilómetros al que darán 5 vueltas para terminar de decidir la carrera. Oportunidad para las fugas, para los movimientos valientes y para aquellos que se quieran jugar el final en una llegada en grupo.

El Burgos BH se lanza a esta competición con un bloque formado por Ángel Fuentes, siempre protagonista en estas clásicas de recta final de temporada, Manuel Peñalver que quiere mostrar su punta de velocidad junto a Óscar Pelegrí, José Manuel Díaz Gallego, Álex Molenaar, Adriá Moreno y el stagiaire José María Martín que viene de competir en la Vuelta a Hispania sub-23 y podrá tener la oportunidad de correr con profesionales.

El director deportivo del equipo, Rubén Pérez, manifiesta que : “Partimos hacia Francia a la última clásica de la temporada con mucha ilusión. Es una carrera que ya conocemos de años anteriores y en las que hemos llegado a estar en el top-10. Nuestro objetivo ha de ser valiente, ambicioso para intentar mejorarlo y por qué no soñar con disputar una de las clásicas más importantes del calendario francés”.