El técnico del Burgos valora el partido frente al Levante.

El entrenador del Burgos, Julián Calero, valoraba en la sala de prensa de El Plantío, el partido del conjunto blanquinegro ante el Levante, que concluyó con empate sin goles: “Es un punto ante un rival de un nivel muy muy alto, tenemos que estar satisfechos con el partido de los chicos, sin ser conformistas y buscando la victoria. Esto es largo y seguiremos buscándolo”.

El técnico consideró que aunque el empate puede ser justo, el Burgos pudo haber ganado el partido: Tuve la sensación de que hemos estado cerca de la victoria. La pasada temporada llevábamos 6 puntos y está 11, estoy seguro que los goles van a llegar”.

Y sobre el repetido asunto de la portería a cero y una semana más imbatida señaló que: “No es una situación que me ocupe mucho, casi hubiera preferido el empate a 1, pero la realidad es que seguimos fuertes en área propia. En área rival hemos tenido algunas situaciones claras para haber marcado”.

Calero destacaba que su equipo buscó la victoria desde el principio y con el planteamiento inicial: “Aunque el Levante tenga un alto presupuesto, en el campo somos once contra once. Hemos metido tres por dentro para apretarles y que no les llegasen balones a los delanteros. En ataque queríamos generar superioridad exterior”.

El técnico se mostró contento con el punto conseguido, aún reconociendo que el equipo debe ser más activo en ataque: “Vamos a ver si somos capaces de dar un puntito más, para nada estoy descontento, pero si debemos apretar un poco más”.

Sobre la lesión de Grego Sierra, el entrenador precisó: “Grego tiene un problema en el dedo gordo del pie, sabe muy bien lo que le ha pasado. Es un tío fuerte y veremos su evolución, su baja sería un golpe para nosotros”.