Los morados no consiguieron doblegar las duras cotas que proponía la competición, pero buscaron sus posibilidades mediante la fuga con Felipe Orts, intentando sorprender con Juan Antonio López-Cózar y Ángel Fuentes o al sprint con Manuel Peñalver.

Cuando los resultados no reflejan el esfuerzo del equipo es porque la acción ha estado lejos de meta, o los intentos por ser protagonistas no han llegado a buen puerto. De cualquier forma, el Burgos BH planteó una carrera en la que sabía que tenía reducidas opciones frente a los más fuertes y buscó sus opciones en un recorrido variado, diverso, pero sobre todo muy duro.

Si Felipe Orts fue protagonista en la fuga de la tercera etapa y en la contrarreloj, donde firmó el mejor tiempo del equipo, la segunda etapa vio a Juan Antonio López-Cózar participar en un ataque en la parte final y hoy Ángel Fuentes dejó también su seña muy activo ya en los últimos instantes y aguantando luego en ese grupo principal.

El preparador físico del equipo burgalés, Alexis Gandía, valora esta andadura por Luxemaburgo: “Sabor agrio porque no se han logrado los objetivos, que eran ambiciosos, pero satisfechos por el trabajo en equipo que eso siempre es positivo. A pesar de las dificultades, lo hemos probado en dos finales, una fuga de lejos y fue una pena al sprint que no tuvimos suerte. Hemos mostrado nuestro crecimiento al nivel de bloque y deportivo, que sabe trabajar bien”.

El Burgos BH descansa hasta octubre, cuando afrontará las dos últimas pruebas del calendario de carretera en Francia con el Tour de Vendée y en Malasia con el Tour de Langkawi, a mediados del próximo mes.