El técnico del Burgos confía en sus jugadores y en su estilo de juego para sacar algo positivo en tierras madrileñas.

Foto: Javier Peñacoba / Burgosdeporte

El entrenador del Burgos CF, Julián Calero, ha analizado la situación en la que se encuentra el equipo de cara al encuentro frente al Leganés en Butarque.

¿Cómo se encuentra física y moralmente el equipo?

Hemos trabajado bien y veo al equipo con ganas de que llegue el partido. Hay jugadores que ha tenido unas ligeras molestias pero nada fuera de lo habitual, llegamos con buena dinámica y veo al equipo con confianza, aunque conscientes de que tenemos aspectos por mejorar. Ahora mismo, hay tranquilidad y buen ambiente en el vestuario, pero debemos ser exigentes con nosotros mismos.

Lo que está claro es que la idea de juego que has querido transmitir en el equipo ha calado en los jugadores…

Sí. Cuando se juega en equipo, es muy importante no estar disperso. Hay que ser un grupo que busca un mismo objetivo, tenemos que ir todos a una y tener muy clara nuestra personalidad, sabiendo que no somos ni mejores ni peores, pero capaces de competir contra cualquiera.

¿Cómo afrontas el partido ante un Leganés en horas bajas y necesitado de puntos?

Llevamos apenas cinco jornadas y ahora mismo la clasificación cambia de forma muy brusca. El Leganés es un equipo que por presupuesto y por su pasado en Primera quiere estar en la zona alta. El problema está en que hay muchísimos equipos que aspiran a los mismos objetivos y no todos lo pueden lograr, aunque el Leganés tiene capacidad y potencial de sobra para salir adelante. El Leganés no es un equipo de nuestra pelea, sino todo lo contrario.

¿Cómo se encuentra Matos? ¿Está listo para competir?

Matos ha entrenado con normalidad aunque ha tenido molestias por la carga de trabajo que hacía tiempo que no hacía. Hoy ha entrenado con el grupo y creemos que ya puede participar activamente con el equipo. Es un jugador ejemplar, que desde que se ha visto mínimamente preparado para jugar ha querido estar apoyando a sus compañeros dentro del vestuario.

Un dato que sorprende es que el Leganés todavía no ha ganado al Burgos CF en toda su historia…

Las diferencias de presupuesto están ahí. Normalmente, quienes tienen más dinero suelen quedar mejor posicionados, no hay que engañarse. Aún así, en el futbol no todo es el dinero, sino solidaridad, espíritu de lucha, trabajo, dedicación, y conocimiento del medio, y teniendo en cuenta todo esto, podemos competir ante cualquiera. El Leganés es un equipo que conozco de toda la vida y el domingo vamos a competir para ganar, con nuestras armas.

¿Qué diferencias existen entre el Burgos CF que vimos la pasada temporada en Leganés al Burgos CF que vamos a ver este domingo?

Hay muchas diferencias. Hay distintos jugadores, ya no somos un recién ascendido y nos hemos ganado el respeto de los rivales y de la categoría desde la humildad. Nuestra personalidad también ha cambiado a mejor, y no debemos nunca sentirnos menos que nadie ni salir al campo con cara de perdedor. Nos hemos ganado el respeto en el campo y en el día a día, y creo que el club también ha crecido en líneas generales.

¿Crees que el camino a seguir en el planteamiento del equipo es la de un Burgos CF dominador del balón y con largas posesiones?

El futbol está evolucionando a un punto en el que la posesión es importante pero la clave está en ser dinámico y agresivo. Por otro lado, hay que saber diferenciar entre jugar bonito y jugar bien al futbol. Está claro que la afición quiere ver un juego vistoso, con balón, pero jugar bien al futbol exige muchas más cosas. Yo busco jugar bien al futbol, con equilibrios. La gente disfruta con el gol, y ese “globo” hay que pincharle cuanto antes.

En la línea de ataque, ¿Mourad y Artola son compatibles en el mismo 11?

Totalmente. Sí es cierto que por circunstancia de cómo ha quedado la plantilla, eso nos ha obligado a que Artola tenga un rol como delantero centro aunque pueda jugar algún partido como mediocentro ofensivo o extremo. Aún así, tengo claro que si ambos están en buena racha, no voy a dudar en alinear a los dos juntos. El sistema puede variar y adaptarse a cada momento, lo que no puede cambiar es la idea de juego, eso es innegociable.