Hotel Ciudad de Burgos.

(Fotografía: Luis Ángel Gómez/SprintCyclingAgency)

El ciclista holandés Jetse Bol dio protagonismo al Burgos BH y animó la larga etapa del miércoles en La Vuelta, con una fuga de tres ciclistas en la que fue el último en ser neutralizado.

Con el viento de cara, un kilometraje elevado y la jornada casi perfecta para un final al esprint, solo los más valientes se animaron a probar la fuga. Ahí estaba Jetse Bol, un ciclista que sabe cumplir su trabajo y cuando emprende una aventura la lleva lo más lejos posible. Así, pese a los apenas 4 minutos con los que llegó a contar la escapada, Bol se mantuvo incluso en solitario, ya en la parte final, para dar vida a la undécima etapa de La Vuelta.

En la parte final, llegando a Cabo de Gata, su intento fue neutralizado y los esprinters se jugaron la victoria. Fue un día para que el resto de morados recuperase, guardase fuerzas. Siempre con la vista puesta en una segunda semana a la que le restan muchas jornadas duras, y que entra en Andalucía para no abandonar ya la Comunidad Autónoma hasta la próxima semana. De momento, Jetse Bol ya ha demostrado que la actitud y garra de Burgos BH no cambia. Siempre Valientes.

Jetse Bol: “Al final, somos los equipos Continentales Profesionales los que animamos la carrera. Lo hemos intentado, lástima que tuvimos viento de cara y era difícil hacer camino pero lo seguimos intentando. ¡Nada es imposible! Eso desde luego”.

Este jueves la carrera afronta entre Salobreña y Peñas Blancas una jornada unipuerto que marcha junto a la costa con un constante sube y baja, para afrontar en la recta final de sus 193 kilómetros una ascensión de casi 20 kilómetros y que puede marcar diferencias en la clasificación general.

Hotel Ciudad de Burgos.