En Vivar del Cid se celebró la final de la liga de bolos de esta temporada en la primera que se ha podido jugar con total normalidad. 33 equipos participaron en esta edición, en la que destacaron entre ellos las incorporaciones de dos equipos nuevos en Villariezo, que ya tenía otros dos, uno más en Santa Cruz de Juarros con chicos jóvenes la mayoría de ellos sin cumplir los 18 años y Campolara gracias al tesón de otro grupo de jóvenes que visto en los bolos otra forma de divertirse y relacionarse con jugadores de otros pueblos.

Después de celebrarse una fase de zona por proximidad geográfica, se sorteó la segunda fase en la que no se podían enfrentar equipos del mismo grupo y del mismo puesto. Los campeones de estos cinco grupos accederían a la final de Vivar del Cid.

Esos puestos fueron para Santa Cruz de Juarros A, Cueva de Juarros A, Cubillo del Campo A, Villacienzo B y Sotragero. A diferencia de otros torneos, aquí puntúan los juegos otorgando 5 puntos al ganador de cada juego, 4 al segundo, 3 al tercero, 1 al cuarto y 1 al quinto. Dos tandas a cada juego darían al vencedor absoluto.

Por  sorteo se comenzó jugando a la mano siendo el equipo de Villacienzo el que se llevó los primeros cinco puntos en liza al conseguir 83 bolos. El siguiente juego fue pasabolo llevándose los cinco puntos el equipo de Modúbar, lo que les colocaba en cabeza con 8 puntos empatado con Cubillo del Campo.

A la diabla fue de nuevo Modúbar el mejor quedando primero con 13 puntos aventajando en uno a Cubillo, que ya se perfilaban como los equipos que se jugarían el título. Al castro mano el mejor fue Santa Cruz volviendo a Cubillo a la cabeza de la tabla. Y al castro diabla fue Cueva el más destacado quedando la primera ronda con Cubillo en el liderato con 20 puntos, Modúbar 17’5, Cueva 15, Santa Cruz 12 y Villacienzo 10’5. Tras un pequeño descanso y los cambios oportunos comenzaría la segunda ronda.

Santa Cruz comenzó llevándose los cinco puntos al castro mano mientras que Modúbar se los llevó al castro diabla poniendo emoción en lo alto de la tabla. A pasabolo se cambiaron los papeles y los cinco puntos fueron para Cubillo. Santa Cruz fue el mejor en el juego de la mano restando un punto Modúbar a Cubillo. Y esta vez fue la diabla la que decidió el torneo con emoción, puesto que Cubillo sumó 70 bolos y Modúbar 120.

Si alguno de los otros equipos el título era para Modúbar y si no, era Cubillo. Santa Cruz se quedó en 61, pero Cueva sí lo hizo con 83, lo que otorgaba el triunfo a Modúbar. El equipo estaba compuesto por Isidro Villalaín, Carlos Espinosa, Andrés Ausín, Óscar Villalaín y Rodrigo González conquistando el trofeo por primera vez para sus vitrinas.

La clasificación final fue la siguiente:

1º Modúbar de San Cibrián con 38 puntos

2º Cubillo del Campo A con 37,5 puntos

3º Santa Cruz de Juarros A con 29 puntos

4º Cueva de Juarros A con 24,5 puntos

5º Villacienzo B con 21 puntos