Derrota sin paliativos ante el Alavés B en Castañares que pone de manifiesto la necesidad de puesta a punto antes del comienzo de la liga.

Un momento del partido.- Foto: Jenga/Burgosdeporte

No fue un buen partido del Burgos CF Promesas ante el Alavés B, en partido jugado en la Ciudad Deportiva de Castañares. El conjunto vasco fue muy superior a los burgaleses, sobre todo en el primer tiempo y el marcador final hace justicia a un partido en el que los blanquinegros dejaron patente que necesitan todavía mejorar sus prestaciones en el terreno de juego. Mucho margen de mejora por delante, a la espera de la competición liguera.

El Alavés se mostró como un equipo difícil de batir y con las ideas claras en su juego. El primer gol llegaba muy pronto, a los 8 minutos, en un remate de Guti, aprovechando un pase en profundidad que le dejó solo ante el guardameta Adrián.

El jugador del Promesas Vertiz en un contragolpe.- Foto: Jenga/Burgos Promesas

El gol le sentó muy mal al Burgos, que tardó en reponerse, mientras el Alavés B jugó con mucha comodidad y pudo conseguir ampliar el marcador en un par de claras ocasiones para marcar.

Al filo del descanso una escasa reacción del Burgos Promesas le permitió contar con una falta al borde del área, que Erik se encargó de ejecutar para colar el balón por la escuadra de la portería visitante y poner el 1-1 en el marcador. Era el minuto 41 y lo mejor que le podía pasar Al Burgos Promesas para irse al descanso con un empate en el marcador, pero no fue así, porque antes de retirarse a vestuarios, el equipo vasco ya le había dado la vuelta al marcador. Fue en el minuto 45 en una gran jugada personal de Unai que se fue de hasta tres jugadores, para lograr marcar en la portería burgalesa, era el 1-2 y los jugadores se retiraron a vestuarios.

Ethan intenta irse de un rival.- Foto: Jenga/Burgosdeporte

En la segunda parte, el partido estuvo más equilibrado, aunque sin un fútbol brillante por parte de ninguno de los dos equipos. El Alavés defendía bien su ventaja ante un Burgos al que le costaba llegar con peligro. El carrusel de cambios en esta segunda parte tampoco ayudó a mejorar el juego. Y el Alavés B sentenció el partido a los 71 minutos, tras un centro sobre el área burgalesa que Romera se encarga de rematar al fondo de las mallas de la portería defendida por Hormiga, que fue el guardameta del Burgos en esta segunda mitad.

Lucas Ricoy disputando un balón.- Foto: Jenga/Burgosdeporte

Poco más que contar, porque el Burgos Promesas apenas tuvo opciones para más. Tan solo un remate de cabeza de Oscar en los minutos finales, tras el saque de una falta, con el balón rozando el poste.

Mucho trabajo todavía por delante para el técnico Carlos Aguilera para poner a punto su equipo de cara al comienzo de la competición liguera.