Dos de ellos son del Burgos BH, David González y Orluis Aular, según confirma el equipo ciclista.

Al menos cinco corredores de distintos equipos abandonarán la Vuelta a Burgos tras la caída masiva que afectó a varios corredores a 500 metros de la meta de Villadiego. El suceso provocó numerosos afectados por abrasiones y cortes, por lo que pueden ser más corredores, quienes quizá no puedan tomar la salida, tras valorar sus lesiones, en la tercera etapa de la ronda burgalesa que saldrá de la localidad de Quinta Martín Galindez, con final en Villarcayo.

Dekker el corredor que cayó primero y provocó el resto de caídas, ha manifestado a través de sus redes sociales, que no se percató del badén, que aunque estaba señalizado y marcado en el libro ruta, estaba en un punto muy peligroso tras un tramo de descenso. El ciclista ha comentado que está “bien” dentro de lo que cabe y de lo que podía haber pasado. 

ASÍ FUE LA CAIDA:

A priori el más afectado ha sido el francés Damien Touzé (AG2R) que sufrió un traumatismo craneal y tuvo que ser evacuado en ambulancia con una conmoción cerebral. El equipo no ha dado más detalles de su estado, aunque según Efe no perdió la consciencia.

Su compañero Clément Berthet se rompió un dedo en una mano y tampoco continuará en la carrera.

Burgos-BH también pierde a dos corredores: el abulense David González, que ha sufrido una luxación en el codo, y el venezolano Orluis Aular, una fractura en el escafoides, según un comunicado del equipo de Burgos.

Además, el alemán Jannik Steimle, del Quick-Step, se rompió la clavícula derecha y tendrá que pasar por el quirófano, en tanto que su compañero Ballerini, con múltiples heridas en principio superficiales, será evaluado de nuevo este jueves por la mañana para saber si puede continuar.

De este modo, la caída deja al menos cinco abandonos.