El Burgos continúa su concentración en Asturias y se recupera del esfuerzo del partido ante el Lugo

Atienza debutó el sábado con el Burgos y participa en la concentración en Villaviciosa.- Foto: Jarcha/burgosdeporte

Aunque se trate de un partido de pretemporada donde en los jugadores puede pesar menos la tensión de uno de competición, sin embargo, también llevan aparejados determinados elementos que los hacen merecer atención especial. De esta forma no es de extrañar que la salida al césped de Les Caleyes por parte de los jugadores del Burgos haya sido, en esta segunda sesión de entrenamiento, con cierta sensación de cansancio e incluso desgana.

Pero tras la charla inicial y los primeros ejercicios de reactivación y recuperación, necesarios tras el partido frente al Oviedo, el cuerpo técnico se ha empeñado en revitalizar a todos los componentes de la plantilla que han olvidado los daños colaterales y han ido incrementando paulatinamente el ritmo de competición, hasta dar una sensación normalizada de la sesión.

Y salvo por la ausencia de Juan Artola que siguió el entrenamiento completo sentado en los banquillos debido a un golpe recibido en el partido. Esta situación, primero, no parece revestir gravedad y su descanso se debe más a precaución y cuidados, lo que parece asegurar que estará frente al Racing de Santander en el que será el quinto partido de esta pretemporada. Es más, el jugador recién aterrizado en Burgos debiera de estar disponible para el entrenamiento de campo que falta por cumplimentar antes de enfrentarse a los cántabros.

Atienza: “Siento que he encajado bien en el vestuario y en el Club»

Además, otra causa de llamada de atención fue el alargue de la sesión de entrenamiento por parte de Miguel Atienza que como nos reconoció posteriormente, el hecho de haberse incorporado al grupo un poco más tarde ha provocado que no esté a la altura física de sus compañeros.

Un Miguel Atienza con el que pudimos compartir unos minutos tras la sesión de entrenamientos y en los que nos reconoció encontrarse muy cómodo en el equipo “Siento que he encajado bien por la forma de ser del vestuario y por el cuerpo técnico, y, también por los trabajadores que he podido conocer del Club, y con la afición con la que me he podido cruzar… muy, muy cómodo”.

Su trayectoria desde juveniles con el Fuenlabrada hasta el fútbol profesional con el Éibar ha sido rápido. De hecho, ya en su segunda temporada en Vitoria pudo debutar y jugar 4 partidos con el primer equipo en primera división: “Rápido o  no, cada uno tiene su proceso. Estoy contento porque cada año con sus subidas y bajadas que tiene una temporada, me he ido sintiendo mejor en ese proceso. A partir de ahí, crecer y lo que vaya viniendo, si es rápido o no, yo siempre pondré lo que hay que poner de trabajo para que sea lo más rápido posible, pero sobre todo que sea estable”.

Lo que sí cambia de alguna manera es la mentalidad de la temporada pasada a esta. Éibar y Burgos, equipos de la misma categoría pero con objetivos diferentes: “Es verdad que se cambia de objetivo respecto a lo que el colectivo se refiere. Pero a mí me ilusiona que los objetivos del club van muy de la mano de los míos y eso favorece que la motivación venga rápido que la ilusión venga sola y a partir de ahí, pasar a la acción”.

Frente al Oviedo ocupó la posición de medio centro defensivo, la posición en la que estábamos acostumbrados a verle. El madrileño confirma que esa es la posición en la que más tiempo ha jugado: “Esa posición es en la que más tiempo he jugado durante toda mi vida. Es verdad que es donde más acostumbrado estoy pero me siento cómodo también en otras opciones, o sea, el mediocentro defensivo es mi principal pero puedo jugar con dos pivotes de esto de ir y venir los dos o, incluso, jugar con tres y jugar de interior también me siento cómodo pero sí es verdad es donde más he jugado y donde más automatismos tengo”.

Lo que parece claro es que siguiéndole durante los entrenamientos, la relación con los compañeros es que, en efecto, el jugador ha entrado muy bien en el equipo y en nuestra ciudad: “Sí, sí, como he dicho antes, muy cómodo, contento y, lo más importante, ilusionado, aunque a veces con los cambios necesitas ese tiempo de adaptación que también necesitaré pero en cuanto a ilusión y motivación, no porque tengo las pilas cargadas al máximo”.