La Vuelta a Valladolid es una de las grandes citas en el calendario del equipo júnior Recambios Callejo por su proximidad geográfica, la excelente relación con el organizador, el Veloclub Delicias y por último, el gran nivel que atesora año tras año, razones más que suficientes para que el conjunto ribereño ponga cada temporada toda la carne en el asador para dar la mejor imagen en esta prueba.

En este caso, el equipo del Club Ciclista Arandino llegaba mermado por las últimas caídas sufridas en Circuito Cántabro, otras enfermedades y la coincidencia con el Campeonato de España de BTT en el que el Recambios Callejo tuvo dos representantes. A pesar de ello, buena imagen la dada con un Álvar Martín en el mejor momento de la temporada sabiendo aprovechar cada oportunidad.

Ciertamente, la vuelta empezaba muy mal para los Callejo, que perdían a Julio Zalama en los primeros kilómetros en una caída que le provocaba una fractura de clavícula de la que ya ha sido operado con relativo éxito.

Pero en esa misma etapa las cosas mejoraban con Juan Hermosa, que se metía en la lucha por los Sprines Especiales y con un segundo puesto de Álvar Martín por detrás del portugués Antonio Morgado que le permitía vestirse el maillot de mejor joven y el de primer castellano leonés.

En la jornada del sábado, el arandino perdería el maillot de los jóvenes ya después del sector de la mañana, la CRI, pero afianzaba el granate sobre el vallisoletano Sergio Romeo. Por la tarde, una caída masiva a 20 km del final ponía en jaque a un gran número de favoritos mientras que los Callejo libraban y entraban en los grupos cabeceros.

La jornada reina de más de 125 km comenzaba, igual que la primera, con caída en la que se veía involucrado Juan Hermosa. El bejarano, tras cambiar de bici, conseguía reintegrarse al pelotón y terminar la vuelta no sin pasar dificultades en los diferentes Premios de Montaña. No ocurría lo mismo con Álvaro Calvo y Fernando de Mateo, que se retiraban en los primeros compases debido a molestias que ya arrastraban de enfermedad y caída.

La etapa finalmente terminaba sin más percances y Álvar Martín terminaba en una 17ª posición que le valía para subir al podio final de Valladolid como mejor corredor de Castilla y León. Y todo ello, antes de afrontar otro mes de competición que culminará con la Vuelta a la Ribera.