Se impusieron a un total de 38 parejas participantes

Las seis parejas finalistas: Jesús, Miguel, Domingo y Rodrigo los campeones, Félix y Jero. Junto a ellos el alcalde de Hontoria de la Cantera José Iturria. Agachados Ovidio, José Mari, Pablo, Juan Carlos, Víctor y Daniel

En la localidad burgalesa de Hontoria de la Cantera se disputó una nueva edición del campeonato provincial por parejas. Aunque se celebró en los dos últimos años con las medidas anticovid pertinentes, este año se pudo celebrar con más tranquilidad, lo que se demostró con la expectación que levantó el evento. 38 fueron las parejas participantes, disponiendo cada jugador de una bola a cada juego, sumándose los de su compañero.. Del total de cada pareja, las seis mejores pasarían a la final.

 Se comenzó al juego de la mano donde hubo dos parejas que comenzaron con pleno, 40 bolos de cada jugador para sumar 80 bolos en total. Jesús del Pino y su hijo Miguel de Cubillo del Campo por un lado y Rafael Gil y José Arceredillo, que jugaban en cancha propia, por otro, ya tenían cierta ventaja sobre el resto, ya que otra pareja hizo 60 y el resto más alejados. 5 plenos se hicieron al castro mano, destacando la pareja de Castrillo del Val Rodrigo Santamaría y Domingo Revilla que totalizaron 60. A destacar también la pareja de Villariezo formada por Sara Cuenca que hizo uno de los plenos y Miguel Campo que sumaron 50, lo que demuestra el avance que están teniendo las mujeres en este deporte. Tan solo una pareja alcanzó los 80 bolos a la diabla, la del Plantío formada por Ovidio Cubillo y José María Iturbe, que gracias a estos 80 bolos, se metían de lleno en la pugna para llegar a la final, ya que otra pareja sumó 60 y el resto  que tenían una bola de 40 no lo pudo aprovechar el compañero. Al castro diabla solo dos jugadores hicieron 40 bolos, con lo que los hermanos de Villariezo Rodrigo y Raúl Pérez con 60 bolos fueron los mejores. El otro 40 lo dio Daniel Iturbe, que también había dado 40 a la diabla, más otro a la mano de su compañero Víctor González de Cueva de Juarros, les dejaban en franca posición para acceder a la final. En el último juego de pasabolo los mejores fueron la pareja del Plantío Ricardo Barbero y Roberto Heras con 61 bolos cada uno, y la mejor bola fue de Raúl Hernando con 71, jugada que no pudo aprovechar Diego Báscones de Palazuelos de la Sierra por lo que quedaron eliminados.

Las seis mejores parejas jugaban la final en la que se sumaban los bolos de la primera ronda. La clasificación provisional la encabezaban Jesús y Miguel del Pino con 270 bolos. Víctor González y Daniel Iturbe tenían 265. Jerónimo Benito y Félix Vicario 255. Rodrigo Santamaría y Domingo Revilla con 245. Ovidio Cubillo y José María Iturbe con 241 y Juan Carlos Hernando y Pablo Bercedo con 237. Félix y Juan Carlos dieron 40 a la mano por lo que adelantaron algunas posiciones. Jerónimo con 20 al castro mano ayudaba a Félix a colocarse momentáneamente en cabeza. A la diabla los 60 bolos de Jesús y Miguel, junto a otros 60 de Rodrigo y Domingo les permitían distanciarse del resto jugándose el título junto a la pareja local Jero y Félix. Al castro diabla, Ovidio hizo un pleno que de poco le iba a servir. A falta de pasabolo, las tres parejas estaban en una ínfima diferencia de 11 bolos, por lo que no podía haber más emoción. Al final, Rodrigo y Domingo se llevaron el gato al agua y con dos saltes sentenciaron la final a su favor. Los locales Jero y Félix alcanzaron el subcampeonato y cerraron el podio Jesús y su hijo Miguel.

La clasificación definitiva fue la siguiente:

1º Rodrigo Santamaría y Domingo Revilla de Castrillo del Val con 506 bolos

2º Jerónimo Benito y Félix Vicario de Hontoria de la Cantera con 488

3º Jesús del Pino y Miguel del Pino de Cubillo del Campo con 478

4º Juan Carlos Hernando y Pablo Bercedo de Santa Cruz de Juarros con 468

5º Ovidio Cubillo y José María Iturbe del Plantío con 441

6º Víctor González y Daniel Iturbe de Cueva de Juarros con 433