Su primer partido será el 15 de octubre en el Talamillo y frente a Fundación Vital Zuzenak.

Momento del último partido que disputaron Zuzenak y Servigest

El Servigest Burgos ya conoce su calendario para la temporada 2022/2023, que disputará, finalmente,  en Primera División.  Una vez acabada la temporada anterior, Zuzenak renunció a su plaza en la máxima categoría. Según las bases de competición, le correspondía al Joventut de Badalona, al haber acabado en segundo lugar en la Primera División, ocupar esa plaza. Pero durante algunas semanas no estaba muy claro si los catalanes iban a  aceptar el ofrecimiento, por lo que los burgaleses han estado a expensas de lo que pudiera pasar, ya el siguiente en el escalafón era el Servigest Burgos. Finalmente será el histórico equipo de Badalona quien volverá a la División de Honor y el conjunto castellano jugará donde los resultados deportivos le habían situado.

Los burgaleses abrirán la liga el 15 de octubre, fecha en la que recibirán a un compañero habitual de fatigas, el Fundación Vital Zuzenak, y la cerrarán el 29 de abril contra el Sureste Gran Canaria. Aparte de Vitoria y Las Palmas, el equipo castellano también tendrá que visitar Almería, Sevilla, Zaragoza, Getafe, San Sebastián, Barcelona y Puertollano.

En total diez equipos que disputarán una liga a doble vuelta en la que los cuatro primeros jugarán una Final a Cuatro el 20 y 21 de mayo para dirimir que equipo asciende directamente, el primero, y que equipo juega una promoción de ascenso, el segundo. Por otra parte, el último clasificado de la liga descenderá directamente a Segunda División, mientras el penúltimo jugará contra el segundo de Segunda para intentar mantener su  plaza en Primera. Una novedad que se presenta la próxima temporada es que entre el final de liga y la Final a Cuatro se disputará un torneo de nuevo cuño, la Copa Federación, que jugarán el noveno y décimo clasificados de la División de Honor contra el primero y segundo de la Primera.

El Servigest Burgos ahora se centra en suplir la baja del que ha sido su entrenador durante la anteriores siete temporadas, Rodrigo Escudero. Al mismo tiempo, deberá conformar una plantilla competitiva para el nuevo año, algo en lo que a se está trabajando. Los burgaleses son conscientes de que serán vistos como uno de  los favoritos de la competición  en todas las pistas que visiten, y aunque no declaran como objetivo prioritario el ascender, en su ADN está el ser un equipo que no renuncia a nada e intentará cuajar una gran temporada.