No fue el resultado deseado en el mundial de silla pese al esfuerzo de la burgalesa por mejorar sus marcas.

Begoña Garrido en Varsovia.- Foto: EsgrimaElCid

Begoña Garrido no logró los resultados deseados en el Mundial de silla celebrado en Varsovia. Garrido ha sufrido en su intento de mejorar su esgrima que intenta evolucionar, está en una situación de enfocar lo que esta aprendiendo y encontrando el momento de utilizar lo que aprende y practicar.

En la competición que lo utiliza, arrolla en la pista, la esgrima en silla es un cúmulo de buenas decisiones, la cercana distancia de los adversarios hace tomar decisiones en apenas tres segundos y si no das con la clave no da tiempo a reaccionar.

Una competición exigente, un nivel al que no consiguió adaptarse lo que la llevó a no conseguir los resultados deseados, ella misma se hace auto reflexión sobre lo que la sucedía y no conseguía enlazar con las acciones que debía poner en la pista.

Begoña Garrido afirma que: “No logro hacer lo que pienso y sigo haciendo las acciones muy grandes. Me fastidia pensar que tanto entrenamiento no se vea reflejado y no se trata de tener miedo. Todos me dicen lo que tengo que hacer y no hacer, por ayudarme, y quizá yo me lo pienso mucho antes de salir, así que mi enfado es conmigo misma por no saber solucionar la reacción.”

Esta aventura, no ha hecho más que empezar, quedan más oportunidades y tendrá que salir lo aprendido y practicado, con un pundonor increíble se cree en su potencial de cumplir los sueños que ahora son, y veremos si se convierten en realidad.