(Fotografía: SPB/Borja B. Hojas)

El entrenador Félix Alonso, técnico ayudante del Hereda San Pablo Burgos durante la última temporada, no continuará en el proyecto de los castellanos para la próxima campaña 2022/23.

El preparador leonés llegó en el verano del año pasado al club burgalés para realizar sus labores técnicas junto a Zan Tabak. Posteriormente, tomaría las riendas del equipo de manera provisional, para después regresar a las tareas de ayudante de Salva Maldonado y, finalmente, de Paco Olmos.

Félix Alonso ha querido dedicar una carta de despedida a la afición del Coliseum después de una complicada temporada, tras la que también ha hecho autocrítica y ha deseado suerte a los seguidores del Hereda San Pablo Burgos.

Este es el texto íntegro de la despedida:

Como leonés que disfrutó viendo a su equipo de baloncesto competir al máximo nivel en España y en Europa, y más tarde presenció cómo languideció hasta llegar a su desaparición; siempre observé con envidia (de la mala, porque como una vez me dijo Javier Imbroda: “Félix, la buena no existe”) cómo se vivía el baloncesto en el Coliseum y en las calles de la ciudad; hasta el punto de anhelar entrenar en Burgos.

Cuando ese momento llegó, me sentí un privilegiado por entrenar en la ACB y hacerlo en esa ciudad. El resto de la historia ya la conocéis vosotros.

Esta carta de despedida, a título personal, tiene tres propósitos: daros las gracias, pediros disculpas y desearos que regreséis al lugar que os corresponde.

Las gracias por el apoyo incondicional que nos habéis mostrado durante toda la temporada, aún estando a años luz de merecerlo, tanto en casa como lejos del Coliseum.

Las disculpas por no haber estado en ningún momento a vuestra altura. Me voy consciente de cometer unos cuantos errores. Los otros que ahora no vislumbro estoy seguro que el tiempo me los desvelará cuando me encuentre en similares circunstancias.

Burgos el año que viene será LEB porque así lo decidió nuestro pésimo rendimiento, pero no olvidéis que vosotros sois ACB y más pronto que tarde regresaréis al lugar que os pertenece.

¡Un abrazo y mucha suerte!