Gran jornada final del Trofeu Joaquim Agostinho para el Burgos BH, que tuvo presencia en la escapada, se movió en la parte final y consiguió subir al pódium de la etapa con José Manuel Díaz Gallego, sexto en la general final.

José Manuel Díaz Gallego, tercero en Montejunto. Foto: Álvaro García.

La carrera salió muy rápida, con intentos de escapada que controló perfectamente el equipo con una gran presencia en esos kilómetros iniciales de Juan Antonio López-Cózar. Entonces, se estabilizó la situación de carrera con un corte de 10 ciclistas entre los que se filtró Óscar Pelegrí. Fue la fuga de la jornada, aunque no consiguió más de tres minutos, siempre controlada por el pelotón principal.

La recta final de la prueba y las dos ascensiones previas a la subida a Montejunto provocaron multitud de ataques en el grupo. Se absorbió la escapada y se movió Victor Langellotti en las duras rampas de la subida final. Su aventura se prolongaba hasta los últimos 5 kilómetros. Con nutrida presencia en el selecto pelotón, y ya dentro del último kilómetro, José Manuel Díaz Gallego lanzó un potente ataque para ser tercero en línea de meta y quedarse a las puertas del top-5 de la general. La tercera plaza por equipos también da muestra del buen trabajo grupal.

José Manuel Díaz Gallego manifestaba tras la etapa que: «Sin duda ha sido la etapa reina. Salíamos con el objetivo de ganar o al menos disputar la etapa. Es para estar satisfechos con lo que hemos conseguido, esa tercera posición y la buena imagen de todos. Hemos luchado día a día, el trabajo ha sido excelente y esto nos motiva para seguir preparando lo que queda de temporada».

Con este gran sabor de boca, el Burgos BH encara ahora varias semanas de trabajo en altura y concentración para preparar los grandes objetivos de la temporada. A menos de un mes de la Vuelta a Burgos y con la vista puesta en La Vuelta, toca afinar la preparación física para llegar de la mejor forma.