Ambición y fortaleza del equipo de Burgos en la parte final de la segunda etapa, con los movimientos de Juan Antonio López-Cózar y de Victor Langellotti, que quisieron probar suerte en el circuito de Serra da Vila.

Victor Langellotti cruza la línea de meta de Torres Vedras. Foto: Álvaro García.

Salió la etapa con una temperatura alta, fuerte ritmo y una fuga que rápidamente disparó su diferencia por encima de los 6 minutos. Por detrás, en el grupo principal, los morados rodaban tranquilos esperando la exigencia de la parte final. Las tres vueltas finales en las que se convertiría en clave el trabajo de los equipos para reducir la ventaja de la fuga.

Parecía difícil, y aunque se empezaron a suceder ataques por detrás con Juan Antonio López-Cózar buscando la cabeza de carrera, todavía la diferencia a falta de 30 kilómetros estaba por encima de los 3 minutos. Fue ya en el último giro, con menos de 10 kilómetros para meta, cuando saltó Victor Langellotti junto a otros cuatro ciclistas para unirse a los supervivientes de la escapada. Ese grupito se jugó el triunfo con la sexta plaza del monegasco, que asciende a la 13ª posición a 29 segundos del nuevo líder. Justo por detrás, entraron Óscar Pelegrí liderando el grupo principal en 11ª posición y Ángel Madrazo 12º, firmando la cuarta posición por equipos.

Victor Langellotti manifestaba al final de la etapa que: «La idea de hoy era correr juntos y probarlo en el circuito final, arrancando para hacer la carrera más dura. Lo ha probado ‘Chupe’, en la última vuelta el pelotón ha acelerado el ritmo para coger la fuga y yo me he movido buscando las opciones. Hemos coronado cinco, ha entrado alguno más en la bajada y aunque he intentado meterme al sprint estoy contento porque no podía más. El final en alto de mañana me motiva más, y espero estar en la pelea por la etapa».

Este domingo se cierra el GP Torres Vedras con la jornada reina, que culmina tras 174 kilómetros en la subida a Montejunto. Un lugar privilegiado donde el Burgos Bh ya venció en 2019 y donde se buscará repetir la gesta, gracias al buen estado de los morados en la competición lusa.