Hotel Ciudad de Burgos.

(Fotografía: Álvaro García)

Actitud ofensiva del ciclista del Burgos BH, Ángel Madrazo, este viernes para filtrarse en un grupo de siete corredores que se quedó muy cerca de pelear por la victoria en la primera jornada en línea.

Ángel Madrazo mostró su actitud y combatividad, al meterse en la escapada de la jornada con la intención de pelear por la carrera desde lejos. Aunque costó hacerse, una vez conformado este grupo se ampliaron las diferencias hasta los 3 minutos y medio con respecto al pelotón. La renta permitió que completaran los diferentes puntos calientes de la jornada y llegaran al doble paso final por Monte Agraço.

Aquí se movió el grupo con varios ataques por detrás, buscando endurecer, y con el fuerte ritmo del equipo del líder y también de Caja Rural. Pudo aguantar Madrazo con ellos y solo fue neutralizado a falta de 4 kilómetros de meta. Por detrás, el buen trabajo de colocación para Óscar Pelegrí no pudo verse recompensado con un resultado destacado en la línea de meta donde el mejor fue Victor Langellotti.

Ángel Madrazo: «Nos hemos escapado siete ciclistas potentes. Hemos ido todo el día muy rápido, yo he hecho mi trabajo para dar protagonismo al equipo y aunque nos han pillado en la parte final me quedo con intentar ganar la carrera desde lejos, también teníamos la baza de Pelegrí. Una pena no haber podido estar en la pelea».

Mañana sábado será el turno de la segunda etapa de este Trofeu Joaquim Agostinho, que disputará los 143 kilómetros entre Atouguia da Baleia y Torres Vedras con el circuito final de Serra da Vila y Varatojo para poner dureza y emoción a la general de la carrera.

Hotel Ciudad de Burgos.