La instalación aumenta su espacio en un tercio y mejora su accesibilidad. Además incorpora nuevas máquinas de musculación y cardiovasculares, adquiridas por el Servicio Municipal de Deportes.

El Ayuntamiento de Burgos ha acometido la ejecución de las obras de reforma y los trabajos necesarios para llevar a cabo la ampliación del gimnasio situado en la planta primera de las instalaciones deportivas municipales de «Capiscol», utilizando la superficie que ocupaban anteriormente las salas de masajes, saunas, vestuarios, aseos y el distribuidor de dicha planta. Las obras han sido ejecutadas por ña empresa Ocsacon con un presupuesto de 128.970,28 euros y en este gimnasio se han instalado las nuevas máquinas de musculación y cardiovasculares adquiridas por el Servicio Municipal de Deportes.

Daniel de la Rosa con Levi Moreno probaron los nuevos aparatos.- Foto: Fco Javier Peñacoba.

Las nuevas instalaciones han sido visitadas esta mañana por el alcalde, Daniel de la Rosa, acompañado del concejal de Deportes, Levi Moreno. De la Rosa ha destacado que: «La mejora de estas instalaciones era una demanda de hace mucho tiempo y muy necesaria ya que no se actualizaba desde hace 20 años» El alcalde expresó su satisfacción por la nueva instalación: «Los barrios de Gamonal y Capiscol necesitaban una transformación y eso estamos haciendo ahora con una mejora que supone ampliar 160 metros al servicio de los ciudadanos y unas instalaciones muy dignas que no desmerecen para nada la oferta privada, es lo que debemos hacer desde el Ayuntamiento y en eso estamos».

MEJORAR LA OFERTA MUNICIAL Y RECUPERAR USUARIOS

Por su parte, el concejal de Deportes, Levi Moreno, también destacaba que: «Estas instalaciones estaban anticuadas y ha sido importante su renovación, que contribuirá a recuperar más usuarios de las instalaciones municipales». Moreno precisó que: «El objetivo es acercarnos a las cifras anteriores a la pandemia, ahora estamos ya en 33.000 usuarios, con un incremento del 10 por ciento en el último año».

Levi Moreno, Daniel de la Rosa y Raúl Yudego, gerente de instalaciones deportivas.

ASÍ HA CAMBIADO LA INSTALACIÓN

La actuación en la Piscina de Capiscol ha acometido la ampliación del gimnasio demoliendo las dependencias donde se encuentran los vestuarios, aseos, duchas, salas de masajes y zonas de saunas, para unir ambos espacios y así ampliar la superficie útil del gimnasio en 164 m2, consiguiendo una superficie útil total de gimnasio de 389,18 m2.

Para dar más luz a la nueva zona del gimnasio, se ha eliminado el cerramiento que separaba los aseos y las duchas con el patio y se ha sustituido por una nueva carpintería acristalada, de iguales características que la que actualmente separa el gimnasio con el patio, y se han abierto dos huecos de ventanas en el cerramiento que separa la nueva zona de la ampliación del gimnasio con la zona de rampa de acceso a vestuarios en planta baja. Las nuevas carpinterías son de similares características a las existentes en el gimnasio.

Además, los nuevos aseos se han adaptado para personas con movilidad reducida y están separados del nuevo gimnasio por un tabique con una puerta. La instalación de climatización se ha realizado en el sistema de control de refrigerante, con un recuperador de calor para cumplir con la normativa vigente.

También se ha completado la intervención con la retirada del pavimento sintético existente del gimnasio, para continuar con el nuevo pavimento de PVC proyectado, asegurando la continuidad de los acabados en toda la planta.

La planta primera del edificio de las Piscinas municipales de Capiscol, de 444,74 m2 de superficie útil, está distribuida en un gimnasio que cuenta con una superficie útil de 225,18 m2, una zona de sauna/masaje de 91,87 m², una zona de vestuarios y aseos de 49,66 m2, y un corredor de distribución y descansillo de la escalera de 53,07 m2, todas ellas también superficies útiles.

Con el paso del tiempo, se había detectado que las instalaciones de la zona de saunas y de masajes apenas se usaban, mientras que la zona del gimnasio tenía una gran demanda. En la zona de duchas, aseos y vestuarios se acumularon problemas de desagüe, con inundaciones causando daños en los paramentos de dicha zona y en los techos de planta baja, debido a las goteras que se generan y estaban realizadas sin criterios de accesibilidad en entradas y dependencias.