El ciclista estonio del Burgos BH se filtró en la escapada de la cuarta etapa de ZLM Tour buscando sus opciones y tensó la carrera en la parte final, ya dentro de las vueltas al circuito por Mierlo.

Mihkel Räim, en la fuga de ZLM Tour. Foto: Yago Urrutia.

Si no se puede al sprint, habrá que intentarlo en fuga. El ciclista del Burgos BH, Mihkel Räim, aplicó esta filosofía en la plana jornada de hoy y aunque la fuga no tuvo una holgada ventaja, obligó por detrás al esfuerzo de los equipos de sprinters para echarle mano ya dentro de los últimos 15 kilómetros.

Las bonificaciones jugaron un papel importante, ya que con su punta de velocidad, Räim pudo sumar ventaja en todos estos puntos de cara a avanzar puestos en la general de la carrera. Objetivo cumplido, protagonismo y también buena labor por detrás de Jesús Ezquerra y Felipe Orts, muy bien colocados para evitar imprevistos.

Mihkel Räim manifestaba que : «Realmente, no estaba previsto que me metiera en la fuga pero hoy el equipo tenía el objetivo de dejarse ver. Ayudé a los compañeros a cerrar huecos y como se suele decir estuve en el momento y lugar correcto. Una vez por delante, era cuestión de conseguir los 6 segundos de bonificación que ofrecían los pasos intermedios. Sabíamos que por detrás había muchos intereses en llegar al esprint, así que intentamos correr de forma inteligente, tratando de guardar las fuerzas para la parte final porque sabíamos que el pelotón iba a jugar con nosotros, y al menos he podido llegar con ellos y avanzar posiciones en la general».

El ZLM Tour llega este domingo a su fin con la quinta jornada de 162 kilómetros y de nuevo sin ninguna dificultad entre Made y Rijsbergen. De nuevo, una oportunidad para la llegada masiva que pondrá el broche a la competición y buscará consolidar un buen puesto en la general de los ciclistas del Burgos BH, con tres vueltas al circuito final.