El francés juega en la posición de lateral izquierdo y fue campeón del mundo con la selección francesa sub-21

El UBU San Pablo Burgos incorpora a su plantilla al francés Adama Sako para la próxima temporada. El jugador, procedente del Handball Bagnols Gard Rhodanien francés, juega en la posición de lateral izquierdo y sobresale por su gran experiencia y versatilidad.

Sako, de 27 años, es el primer fichaje del UBU San Pablo Burgos para el proyecto 2022/2023. El primera línea galo cuenta con una importante trayectoria en la máxima categoría francesa, la Lidl Starligue, en la que ha competido durante seis temporadas.

El explosivo jugador nacido en Bondy, —localidad cercana a París— sumará su altura y su potencia física a un bloque cidiano que tratará de estar, de nuevo, en la pelea por la parte alta de la tabla.

El técnico del bloque rojinegro, Nacho González, destaca del nuevo efectivo burgalés «su amplia trayectoria en ligas profesionales en Francia». En cuanto a sus características como jugador, González remarca su físico, que define como «muy muy atlético», y su «alta capacidad de gol en el ataque estático y en la transición».

Además, es un hombre con «mucha versatilidad tanto ofensiva como defensiva», algo muy importante dentro del modelo de juego del cuadro castellano. En definitiva, se trata de «un jugador muy completo».

La carrera del jugador francés

Adama Sako (1995) inició su formación como jugador en 2012 en el Tremblay-en-France Handball. En la campaña 2013/2014, empieza a jugar en el filial, de la tercera categoría francesa. En el curso siguiente, comienza a tener minutos en el primer equipo, entonces en la Starligue, y durante algunas temporadas alterna entre la primera y la segunda plantilla.

En la 2016/2017, logra con el primer equipo ser campeón en la Proligue (segunda división) y retornar a la máxima categoría. Un año después, una lesión de rodilla corta su progresión, pero vuelve a pleno rendimiento en la 18/19. En total, hasta 2019, el jugador de 196 cms. de altura suma con el Tremblay un bagaje de cuatro temporadas en la máxima categoría, una en la Proligue (segunda) y dos en la tercera división.

En la 2019/2020 ficha por el Ivry, de la Starligue, donde permanece dos cursos y ya en verano de 2021 llega al Bagnols, de tercera división, en el que se ha alzado como máximo anotador con 110 dianas.

Además, con la selección francesa sub21 se proclama en 2015 campeón del mundo, tras ganar a Dinamarca en la final por 24-26. También forma parte del combinado nacional absoluto de su país de balonmano playa.