Es la opción que más atrae al Consejo de Administración de la entidad blanquinegra como socio económico para sustentar el proyecto deportivo.

Estadio de El Plantío.- Foto: Burgos CF

Lo adelantó el vicepresidente del Burgos CF SAD, Nacho San Millán el pasado jueves en la emisora local Radio Arlanzón. El Consejo de Administración ha recibido durante las últimas semanas varias ofertas de diferentes grupos empresariales para entrar en el accionariado del Burgos CF. En concreto, habló de un grupo americano, otro suizo y otro japonés, que, según sus palabras, «es el que personalmente más me gusta».

San Millán destacó que lo que buscan en el Burgos es ante todo «gente seria y comprometida con el proyecto», algo que parecen cumplir los japoneses, cuyos contactos con el Burgos se remontan al pasado mes de marzo, según la información que ofrecía burgosnoticias.com.

Así las cosas, todo apunta a que la empresa japonesa Septeni Holdings, especializada en publicidad y marketing y que tiene como socio al ex futbolista internacional español, David Villa, sería la elegida para cerrar el acuerdo con el Burgos CF y desembarcar en la entidad burgalesa, para aportar estabilidad a la SAD y ser los compañeros de viaje del grupo Yucon, que de momento, es el accionista mayoritario.

La operación no está todavía cerrada, pero casi todo está ultimado para que los japoneses entren en la sociedad, algo que harían de forma progresiva, asumiendo entre el 20 y el 30% del capital social del Burgos CF, para en un plazo de dos o tres años hacerse con el control del club.

No obstante, antes de estos movimientos, y en vista de las futuras reuniones que se producirán para sellar el acuerdo, tal y como señaló Nacho San Millán en Radio Arlanzón, serán los actuales miembros del grupo Yucon, los que asumirán este mes la ampliación de capital de tres millones de euros, como obliga la Liga de Fútbol Profesional.

En cualquier caso y dada la mala experiencia que el grupo Yucon tuvo con la familia Caselli, en esta ocasión se quiere supervisar al milímetro toda la operación y no dejar ningún cabo suelto, para evitar sorpresas.