(Fotografía: Balonmano Burgos)

El extremo izquierdo logroñés cumplirá su cuarta temporada en El Plantío y se convierte en el segundo jugador confirmado para la próxima campaña

Ernesto López prolonga su vinculación con el UBU San Pablo Burgos y cumplirá, así, su cuarto año en el conjunto cidiano. El riojano adquiere, de este modo, un estatus de veterano dentro de un bloque que vivirá una gran renovación de cara a la próxima temporada. Con esta, el club ya tiene confirmadas dos de las piezas fundamentales de cara al proyecto 2022/2023, en el que estará también Ibrahim Moral.

Ernesto López Ibáñez (Logroño, 2000) llegó a Burgos en 2019 procedente del Anaitasuna B, tras haberse formado en las categorías inferiores del BM Calasancio. El logroñés es uno de los hombres de confianza en los planes de Nacho González como ha demostrado en los 84 encuentros que lleva disputados como rojinegro, en los que suma 273 goles entre todas las competiciones.

El internacional en 2017 con los Hispanos Promesas destaca por su velocidad y efectividad al contraataque y por su capacidad para adaptarse a las defensas 6-0 o 5-1, en esta última como avanzado. Una versatilidad que convierte en un elemento estratégico dentro del modelo de juego del técnico del UBU San Pablo.