El Burgos cierra la temporada con un trabajado punto ante el Girona en El Plantío.

El Burgos ha puesto fin a la temporada sumando su último punto ante el Girona en El Plantío. Ha sido el punto final en el doble sentido de la palabra, en un partido del que no hay mucho que contar, con escasas ocasiones de gol entre dos equipos que jugaron más a no perder que en busca del gol. Al Girona le valía el empate para meterse en la fase de ascenso y el Burgos quería agradar a su afición y terminar sumando en El Plantío una temporada memorable con el deber cumplido. No fue un gran partido, pero sirvió de fiesta de la afición burgalesa para poner colofón a la temporada. Se acabó la primera andadura del Burgos tras su ascenso al fútbol profesional, a partir de ahora se pone de nuevo el contador a cero y hay que pensar en la próxima campaña, que ya desde mañana lunes se empieza desarrollar en el club blanquinegro.

La fiesta siempre estuvo en la grada.- Foto: LaLiga

La fiesta de la afición burgalesa fue la auténtica protagonista del partido desde el principio hasta el final. Un buen ambiente en las gradas aunque no se llegó al lleno en El Plantío. Pero el colorido y la alegría de los aficionados burgaleses pusieron un ambiente previo como en las grandes tardes de fútbol.

El partido, como ya hemos reseñado no tiene muchos argumentos. El Girona comenzó llevando la iniciativa del partido, y el Burgos fue el equipo reconocible de toda la temporada, bien colocado en el campo, serio en defensa y buscando sorprender al rival en su salida al contragolpe. Guillermo, a los dos minutos estuvo a punto de rematar un buen centro y Valcarce a los 9 minutos no pudo culminar una buena jugada de ataque burgalés porque la defensa del Girona estuvo muy rápida.

Valcarce en una acción en los primeros minutos del partido.- Foto: LaLiga

Alfonso Herrero también tuvo que intervenir en varios disparos desde lejos, pero muy peligrosos, uno de ellos desviado a córner por el guardameta del Burgos cuando el balón ya se colaba en su portería. El Girona triangulaba bien y llevaba el peso del partido, pero sus acciones se difuminaban en el área burgalesa. El equipo blanquinegro se defendía con orden y cuando buscaba la portería catalana también se encontraba con dificultades porque el Girona dispuso un sistema defensivo muy difícil de superar. El empate le valía al equipo catalán para clasificarse para el playoff de ascenso y su prioridad fue defensiva.

Aitor Córdoba persigue a un jugador del Girona.- Foto: LaLiga

Hasta el descanso poco más que añadir, tan solo un centro desde la izquierda que Guillermo no llega a rematar por muy poco en inmejorable posición y un remate de Samu Saiz para el Girona que saca en una buena intervención Alfonso Herrero.

Y en la segunda parte no cambiaron los planteamientos ni del Burgos ni del Girona, más pendientes de no encajar que de crear ocasiones. El Burgos tenía claro que no quería despedir la temporada con derrota, sino sumando y el Girona pendiente de otros campos, pero consciente de que el empate le metía matemáticamente en la fase de ascenso.

En la segunda parte la igualdad fue casi total.- Foto: LaLiga

Así las cosas, los únicos momentos de peligro llegaban en jugadas de estratega, algunas faltas laterales y saques de esquina, servían para poner un poco de emoción al partido.

Saúl Berjón ponía cierto peligro con sus centros sobre el área visitante y a los 63 minutos, una falta lateral propició un remate de Elguezabal que se marchó fuera. Mientras, el técnico Julián Calero, realizaba los primeros cambios, con salida al campo de Claudio y Álvaro Rodríguez. Y nada más salir, a los 68 minutos, Claudio tuvo la mejor ocasión del Burgos en todo el partido, tras una juagada de ataque que le deja el balón en ventaja sobre la defensa, su remate fue bueno, pero el guardameta del Girona salvó la ocasión burgalesa.

Saúl Berjón durante el partido.- Foto: LaLiga

En su recta final el partido fue más trabado, con numerosas faltas y poco juego. Undabarrena y Alarcón entraron al partido y este último tuvo su ocasión en un remate desde fuera del área que salió desviado y en un pase de Álvaro Rodríguez al que Alarcón no llegó por muy poco. El partido se acababa con un Burgos jugando muy tranquilo frente a un Girona que ya celebraba si clasificación para el playoff de ascenso. Álvaro Rodríguez remataba alto en el último acercamiento del equipo blanquinegro al área catalana. En esos momentos el Oviedo marcaba el gol de la victoria frente al Ibiza por lo que un gol del Burgos le metía en playoff y dejaba al Girona fuera. Pero no hubo ni atisbo de ocasión, porque al partido le quedaban 30 segundos sin apenas opciones.

Final feliz a la temporada.- Foto: LaLiga

Y se acabó. La fiesta fue doble, con el Girona abrazándose y saludando a sus aficionados en el fondo, mientras la afición burgalesa entonaba cánticos como «Hijos del Frío» y aplaudía a su equipo, Los jugadores saludaron a los aficionados dando la vuelta al Plantío. Todos felices.

Se acabó la temporada. Ahora llega el tiempo de pensar en lo que viene, aunque será difícil repetir lo vivido en esta campaña que acaba de terminar. Fue bonito y la ilusión en el fútbol burgalés sigue viva pensando en lo que está por llegar.

Ficha técnica:
Burgos:  Alfonso Herrero; Aitor Córdoba, Miguel Rubio, Zabaco; Elgezabal, Andy (Mumo, min 87), Raúl Navarro (Undabarrena, min 81), José Matos (Alarcón, min 81), Pablo Valcarce, Saúl Berjón (Medina, min 66); Guillermo Fernández (Álvaro, min 66)
Girona: Juan Carlos; Arnau, Bernardo, Santi Bueno, Jairo; Aleix García (Víctor Sánchez, min 82), Pol Lozano, Samu Sáiz (Valery, min93) Borja García (Juanpe, min 78); Álex Baena; Stuani
Goles:  No hubo
Árbitro: Daniel Trujillo Suarez (principal) . Amonestó a Aleix García del Girona (min 62),
Incidencias: Partido correspondiente a la cuadragésimo segunda jornada de LaLiga SmartBank disputado en el Estadio El Plantío, Burgos con algo más de 11.000 espectadores.