Una vez conseguida la permanencia, el Mirandés se marca el reto de sacar adelante los dos últimos partidos de Liga. El primero, ante el Girona que se juega el playoff.

Entrenamiento del Mirandés.- Foto: Alfonso G. Mardones

El Mirandés se enfrentará al Girona en Montilivi con los deberes hechos, pero con la intención de sumar los seis puntos que aún quedan en juego para escalar posiciones en la clasificación, lo que repercutiría en un mayor ingreso económico para las arcas del club.

El equipo rojillo certificó la salvación matemática en el último envite ante el Ibiza. Afrontará la cita en Girona con tranquilidad y con confianza ya que los pupilos de Joseba Etxeberria han demostrado que pueden derrotar a cualquier rival de los llamados a luchar por el ascenso; aunque también son capaces de todo lo contrario lo que atestiguan las cuatro derrotas consecutivas que sufrieron los rojillos desde su victoria en el derbi burgalés.

Se prevén cambios en el once inicial tras amarrar el objetivo principal de la temporada. El preparador guizpucoano siempre ha dado gran valor a toda su plantilla, sobre todo a los futbolistas menos habituales que aún así han seguido trabajando a destajo en cada entrenamiento. Ramón Juan cuenta con todas las papeletas para continuar bajo palos después de debutar en Liga en la última jornada.

Jugadores como Capellini, Odei, Oriol Rey o Hassan podrían ser de la partida en el feudo catalán. El que no estará sobre el césped es Camello, que debe cumplir ciclo de amonestaciones. Marqués entrará en su sustitución una vez recuperado al 100% de sus molestias físicas. El lateral izquierdo del filial, Juan Durán, entra en la lista.