(Fotografía: Yago Urrutia)

El corredor del Burgos BH, Ángel Fuentes, se quedó este domingo muy cerca de poder meterse en el top-10 de Tro Bro Leon. Por su espectacularidad y dureza, una de las clásicas francesas más destacadas.

Ángel Fuentes ha encontrado sus carreras. Aquellas en las que puede desarrollar el potencial físico y su gran inteligencia en carrera, donde solo aquellos con una buena combinación entre altura, potencia y peso son capaces de resistir en el momento de la verdad. Las clásicas duras, con cotas no muy largas pero selectivas, con distancias cercanas si no por encima de los 200 kilómetros se adaptan como anillo al dedo para el corredor burgalés.

Las últimas competiciones de 2021 demostraron que Ángel había encontrado la llave, el truco de estas pruebas. Como mejor muestra, su 6º puesto en la Route Adélie de Vitré, el mejor resultado en las seis pruebas que disputó en octubre el Burgos BH. Tesón, sangre fría y una buena punta de velocidad final para meterse con claridad en el top-10.

Tro Bro León y sus caminos de tierra parecían sonreír a Fuentes. Salvando incidentes hasta la parte final, se encontraba a menos de 20 kilómetros de meta en el grupo que luchaba por la 12ª plaza, cuando en una caída arrastraron al suelo al corredor burgalés.

El ciclista relataba: «Es una carrera preciosa, en la que estuvo todo el día lloviendo. Hay mucha tensión todo el tiempo, ya que la gente busca primero la fuga, luego la colocación porque enseguida empiezan los caminos. Yo me encontré muy bien, marchaba cómodo, hasta que en el kilómetro 100 una avería me obligó a cambiar de bici y fue un momento complicado porque me tocó gastar bastante para recuperar la posición».

«Se hizo la selección, fue una carrera muy rápida y a falta de 40 kilómetros nos quedamos en persecución de la cabeza apenas 10 corredores. Peleando por un puesto delantero. Sin embargo, en una rotonda hubo una caída y me barrieron, no pude hacer nada. Me da mucha rabia porque iba a hacer un puesto bonito, al final te quedas un poco chafado. Tuve las sensaciones y las piernas así que seguro que llegará. Después de 200 kilómetros de lluvia, barro, caminos, te caes en el asfalto a falta de 5 kilómetros de meta y encima no es tu culpa, da rabia», explicaba.

Fuentes reconoce que en las clásicas de octubre de 2021 fue el «punto de inflexión. Creo que di un salto de calidad muy bueno ya en el Skoda Tour de Luxemburgo. Es el tipo de carrera que más me gusta y en un futuro pelear por ellas. Creo que he encontrado mi sitio en el ciclismo, hace una semana en Dunkerque iba muy bien y estoy pudiendo disfrutar de las piernas que llevo. Hemos dado un salto de calidad para meternos en la pelea de este tipo de pruebas y falta otro para poder aspirar a disputar las victorias».

Con su carácter tranquilo y afable, Ángel Fuentes quiere seguir brillando en las clásicas, ayudando en labores de colocación a sus compañeros y creciendo como ciclista en busca de grandes puestos, victorias, en general grandes actuaciones que le permitan seguir labrando una gran trayectoria profesional.