Comentarios y valoración de los jugadores y técnico en el partido del domingo entre el Burgos y el Almería.

Sin duda, para el burgalesismo, afrontar un partido como el del domingo, frente a uno de los gallitos de la temporada, sin ningún tipo de presión, fue mucho más relajante. Y se notaba, incluso cuando se terminó por confirmar el resultado negativo. Éste quedó en un segundo plano y dejó paso a ensalzar la temporada realizada y el trabajo desarrollado por técnicos y jugadores.

Pues lo veo normal. Sobre todo porque, cuando aún teníamos opciones de poder luchar por el play off, la empresa resultaba más de ciencia ficción que de realidad. Y, además, y sobre todo, que es cierto que la temporada es de estas que se pueden enmarcar.

Pero este partido me recordó mucho al cuarto toro de las corridas de San Pedro y San Pablo. Como todos comemos y bebemos, lo que en el albero pasa parece quedar a las cuadrillas y al animal. En este caso, parece que lo que en el césped sucedió quedará para los jugadores y técnicos, porque poco se habla de ello.

De manera que, con vuestro permiso, divagaré un poco sobre tal situación. Para mí, el partido como que cambió los papeles de los actores. El que debía llevar el control y el peso fue el que se refugió en defender y apelar a la «suerte» para sacarlo adelante. Eso sí, en ese papel, hay que reconocer que cada vez que asomaban por eso que llaman el balcón del área, las sensaciones de peligro eran muchas. Lo de defender, quizá fue más problema burgalés que buen trabajo hecho por almerienses.

Para muestra, los burgaleses tuvieron 3 oportunidades de gol en la primera parte y 5 en la segunda; Los almerienses 2 en cada una de ellas. El Burgos lanzó 9 veces entre los tres palos; por 5 el Almería. Es decir, el Burgos llegó más, tiró más y creó más oportunidades, rompiendo el molde que suele acompañar a los burgaleses, y, también, a los almerienses.

Y, entoces, ¿qué paso? Pues algo que sí habéis repetido. La calidad del Almería en su delantera. También ejemplificamos la situación con el hecho de que la segunda llegada de los forasteros fue suficiente para lograr perforar la portería burgalesa y sobre todo de cómo se fabricó y ejecutó. Y qué decir del segundo gol. En un momento importante, de esos llamados psicológicos, el gol en propia puerta de Grego Sierra. Un golpe duro que hacía más difícil, si cabe, pensar en hacer «pupa» al Almería.

Así que, sin que valga para vítores y aplausos exagerados, la imagen que el Burgos ofreció frente al Almería no dejó de ser una muy buena imagen que no encontró la recompensa que, quizá, mereció. Claro está que en este fútbol los detalles mandan y mucho.

Habrá que tomar nota e intentar que esos detalles caigan de nuestro lado y nos beneficien en un futuro.

Las notas del partido

El mejor: Pues a petición popular y generalizada, no nos podemos abstraer de reconocer el trabajo realizado durante la temporada. Los mejores en la temporada son jugadores y cuerpo técnico(10)

Alfonso Herrero: Poco pudo hacer en el primer gol. Algo más en el segundo. También tuvo alguna que otra parada de mérito. (6)

Raúl Navarro: Tuvo un arranque muy interesante. Ofensivamente fue a menos. En defensa cumplió. Mejoró mucho de su última actuación como titular. (6)

Miguel Rubio: Desplazado a la parte derecha estuvo a buen nivel. Además tuvo opciones de haber marcado. Lástima de su definición. (6)

Elguezabal: Cambió su posición. Jugó de defensa central para adelantarse cuando la situación lo requería. No cerró la llegada de Robertone en el primer gol. (6)

Grego Sierra: Su titularidad es merecida. El equipo lo agradece. Aunque… marcó el gol en propia puerta y falló dos claras oportunidades de gol. (5)

Andy Rodríguez: En su línea. Un artista poniendo balones al remate. Se le echa un poco más en el juego de ataque y defensa. (6)

Miki Muñoz: Volvió su titularidad y el equipo se dio cuenta de su presencia. (6)

Valcarce: No fue su partido. Su capacidad está al límite. Falló el penalti y la jugada posterior. Le faltó sangre fría. (4)

Filip Malbasic: ¿Estuvo? (1)

Ernesto Gómez: Empezó de forma espectacular, ganando a la defensa rival y teniendo opciones de gol. Se fue apagando con el paso de los minutos. (7)

Guillermo: Su salida dio más movilidad al ataque, aunque no fue suficiente. (5)

Álvaro Rodríguez: Tras ingresar en el campo tuvo unos buenos minutos. Luego se alistó al nivel del resto. (5)

Roberto Alarcón: Voluntarioso y con el concepto cogido. Tuvo llegadas interesantes. (6)

Saúl Berjón: Volvió a jugar tras la lesión. Estuvo bien, colaborando en el ataque y poniendo balones muy interesantes. (6)

Alex Alegría: Su salida fue testimonial. Merece no ser calificado. (s.c.)

Julián Calero: Mantuvo la idea de juego a pesar de enfrentarse a un rival complicado y de mucha calidad. Su equipo arrancó muy bien y tras el bajón del gol encajado, volvió a implicarse y buscar la igualada. Los cambios fueron lógicos salvo, quizá, la entrada de Alex Alegría. Su ingreso era un recurso a la «brava». Su equipo fue superior al rival. El único «pero», la alineación de Malbasic que no estuvo en el partido. (7)